CRÓNICA | POR NOEL VERGARA

“Puedes estar con tu familia y al siguiente minuto, estar muerto”

Jorge Aarón Torres Cabrera, empleado de funeraria del Servicio Médico Forense

"Lamentablemente en esta labor ya no hay quien agradezca tus servicios, pues el cliente principal ya no cuenta con vida para darte las gracias"

Jorge Aarón Torres Cabrera trabaja desde hace 12 años en la funeraria.
Jorge Aarón Torres Cabrera trabaja desde hace 12 años en la funeraria. (Noel Vergara)

Tampico

"A cierta hora puedes estar disfrutando de la vida con tu familia, amigos,...con los tuyos, pero al transcurso de tan solo un minuto puedes estar muerto", dice Jorge Aarón Torres Cabrera, quien labora en la funeraria que auxilia en el Servicio Médico Forense de la Procuraduría General de Justicia en Tampico.
Desde hace 12 años se encarga del levantamiento de personas que perdieron la vida, su traslado, preparación y hasta el apoyo a los médicos legistas cuando realizan las autopsias, ha trabajado por lo menos con mil 500 cadáveres.

"GRITARON MI NOMBRE 3 VECES EN LA CARRETERA"
No cree en los fantasmas ni en ese tipo de tabúes, pero acepta que solo una vez sintió miedo, cuando al colocar un cuerpo en la plancha, el difunto tenía su mano sobre el pecho, después, él se dio la vuelta y al regresar su cara, la mano del muerto ya estaba sobre la mesa.
"La experiencia más macabra fue cuando al trasladar un cadáver del municipio de Pánuco hacia Tampico alrededor de las 3:00 de la madrugada, justo en la batea de la camioneta funeraria me gritaron 3 veces mi nombre: Jorge, Jorge, Jorge; la verdad no se qué habrá sido pero recuerdo que me vine con la luz interior prendida todo el camino", expresó.

Actualmente se encarga del levantamiento de todos los cadáveres en las condiciones que estén y sea cual fuere la causa de las muertes.
"Respeto mucho a la muerte porque trabajo con ella a diario y el temor más grande que tengo es dejar a mis hijos solos, he visto muchas situaciones lamentables, pero aún así hay que aceptar que todos vamos para allá".

VOCES Y RUIDOS AFUERA DE LA MORGUE
Jorge apoya a los médicos legistas de la PGJ en la aplicación de las autopsias a los cuerpos, los cuales se llevan a cabo en la morgue.
Señala que cuando realizaban la autopsia a un cadáver en el Semefo de Altamira a las 2:00 de la mañana de pronto se escucharon muchas personas corriendo alrededor de la morgue, por fuera,...se escuchaba como corrían dando vueltas a la habitación y murmurando, así como empezó de espontaneo, así desaparecieron.
"Este trabajo no cualquiera se avienta a hacerlo, lamentablemente en esta labor ya no hay quien te agradezca tus servicios pues el cliente principal ya no cuenta con vida para darte las gracias", finalizó.