Fuera 13 elementos de la policía de Tepatitlán; 17 en revaloración

Los elementos que renunciaron y decidieron darse de baja voluntariamente pueden irse a otro municipio si pasan el examen de control y confianza en aquella corporación.
En Puerto Vallarta se capacitará a elementos para que cubran las vacantes de oficiales cesados y de los que se unan a la Fuerza Única.
En Puerto Vallarta se capacitará a elementos para que cubran las vacantes de oficiales cesados y de los que se unan a la Fuerza Única. (Milenio)

Tepatitlán y Vallarta

Un total de 13 elementos de la Comisaría de Seguridad Pública Municipal de Tepatitlán fueron dados de baja por no aprobar los exámenes de control y confianza, sin embargo se llegó a distintos acuerdos laborales con cada uno de ellos, según informaron las autoridades de municipales.

Pablo Fabián Ibarra Pérez, comisario de Seguridad Pública, señaló que seis policías presentaron su renuncia voluntaria tras no aprobar las pruebas de control y confianza; se tenía como fecha límite el 31 de octubre para que las corporaciones de seguridad se desprendieran de los elementos que no habían aprobado satisfactoriamente las pruebas, según indicaciones del Ejecutivo estatal.

Otros cuatro que tampoco habían pasado los exámenes fueron dados de baja administrativa por la instancia jurídica del ayuntamiento al no presentar su renuncia; mientras que otros tres elementos que ya habían reprobado el examen con anterioridad, al ser personal eventual, ya no se les renovó el contrato.

Sin embargo, de acuerdo con Ibarra Pérez, hay al menos otros 17 policías que están en proceso de ser revaluados, por lo que podrían darse más bajas de elementos en las próximas semanas en caso de no volver a pasar las pruebas, las cuales se aplican en el Centro Estatal de Evaluación de Control y Confianza.

El comisario no quiso dar a conocer el total de elementos policiacos con los que cuenta el municipio, argumentando razones de seguridad, pero señaló que la plantilla actual es suficiente para cubrir las necesidades de vigilancia de un municipio como Tepatitlán, aunque hay cerca de 20 plazas vacantes, las cuales podrán ser cubiertas siempre y cuando los aspirantes aprueben los exámenes de control y confianza.

Al respecto, el alcalde Jorge Eduardo González Arana señaló que de los policías que no aprobaron el examen, “los que fueron inteligentes” presentaron su renuncia a tiempo y se les benefició con un mejor finiquito laboral, además de poder presentarse a laborar como policías en otro municipio, siempre y cuando pasen la prueba cuando se les vuelva a aplicar en otra corporación.

“Los que no quisieron renunciar y se aferraron a seguir en la policía a pesar de no haber aprobado, pues se les tuvo que dar de baja y su expediente fue subido en automático a la Plataforma México, por lo que ya no tendrán oportunidad de trabajar como policías en ningún otro lado”, finalizó el primer edil.

52 se van de Vallarta

El gobierno municipal de Puerto Vallarta este lunes separó del cargo a 52 policías municipales que no aprobaron el examen de control y confianza.

El secretario general, Víctor Manuel Bernal Vargas, informó que estos casos serán revisados en sesiones de la Comisión de Carrera Policial y la Comisión de Honor y Justicia, cuya resolución se canalizará a la jefatura de Asuntos Internos, en donde tendrán derecho de audiencia cada uno de los involucrados que tengan asuntos que aclarar.

Todo lo anterior, dijo, en apego a lo establecido en Ley General del Sistema Nacional de Seguridad Pública y la Ley del Sistema de Seguridad Pública para el Estado de Jalisco.

Explicó que el gobernador del estado entregó la semana pasada al presidente municipal los resultados de las pruebas que emite el Centro Estatal de Evaluación y Control de Confianza, que arrojaron que del total de los elementos evaluados hay 100 que pueden ser candidatos a una reevaluación y 52 definitivamente serían cesados.

“No es algo que dependa de este gobierno, nosotros únicamente estamos acatando la disposición de ley. La ley es muy clara, no pueden ser policías quienes no estén certificados, por ello fueron separados del cargo, en concordancia con lo que establecen los ordenamientos legales”.

Explicó que la ley contempla que los policías que resultaron no aptos tienen que ser separados del cargo en tanto que llevan a cabo los procedimientos correspondientes.

Agregó que las liquidaciones de los elementos cesados se realizarán conforme a lo establecido en la normatividad vigente y se harán en tiempo y forma.

Los policías que serán reevaluados continúan laborando de manera cotidiana, serán citados de acuerdo al programa que lleva el Centro Estatal de Evaluación y Control de Confianza y una vez que se den a conocer los nuevos resultados de dicha exanimación se sabrá si son aptos o no para continuar en las filas de la corporación policiaca.

Lo anterior motivó una reestructuración en cada uno de los sectores, a fin de continuar con las acciones preventivas y de reacción para garantizar la seguridad; en la franja turística y zona comercial continúan brindando vigilancia tanto en patrullas, motocicletas y segway, mientras que en las colonias los recorridos siguen de manera regular.

Además, se han tomado ya las acciones necesarias para que en los próximos días se reinicie con el proceso de capacitación de los cadetes que recibían adiestramiento y lograron acreditar los exámenes de control y confianza para suplir las vacantes que dejaron los agentes que se integraron a la Fuerza Única y a los policías que fueron separados del cargo el 31 de octubre.

Por su parte, el titular de la policía, Mayor Rogelio Hernández de la Mata, precisó que continúan trabajando de manera coordinada para garantizar la seguridad de los habitantes de Puerto Vallarta y sus visitantes.

Dos oficiales acusados de abuso sexual

Dos policías municipales se encuentran bajo proceso en el Centro Regional de Justicia Estatal (Ceinjure), acusados de abuso sexual, al respecto, Ibarra Pérez explica que uno de ellos era trabajador eventual, por lo que ya no se tiene ninguna relación laboral con él, mientras que el otro se encuentra legalmente suspendido, y podría volver a incorporarse a la policía si el juez que lleva su caso lo absuelve del delito que se le imputa, “pues no se le pueden violentar sus derechos”, remata el comisario