• Regístrate
Estás leyendo: El GIEI descalifica y se retira del país
Comparte esta noticia
Domingo , 23.09.2018 / 02:31 Hoy

El GIEI descalifica y se retira del país

El grupo de expertos sugiere que en el río San Juan, de Cocula, se manipularon evidencias; la mayor parte de la versión oficial se obtuvo de declaraciones bajo tortura, señala.

Publicidad
Publicidad

En su segundo y último informe, el Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes (GIEI) puso en entredicho la investigación de la Procuraduría General de la República (PGR) y, con un video que se refiere a peritajes practicados en el río San Juan, en Cocula, insinuó que se habrían manipulado evidencias para sustentar la versión oficial sobre la desaparición de los 43 normalistas de Ayotzinapa, la cual, según el grupo, la mayor parte se basa en declaraciones obtenidas bajo tortura.

Los expertos de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) manifestaron su molestia porque la PGR tampoco indagó plenamente la línea del quinto autobús, del cual, dijeron, el Ministerio Público federal realizó peritajes a un camión que no corresponde al que abordaron los normalistas la noche del 26 de septiembre de 2014.

Coincidieron con la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) en que debe investigarse la actuación de la Policía Federal, porque existen señalamientos de testigos contra agentes de esa corporación, que los responsabiliza de no haber actuado y haber colocado un retén para detener a los estudiantes, acción en la que pudieron estar implicadas diferentes policías municipales que crearon un cerco de aproximadamente 80 kilómetros para evitar que los estudiantes escaparan de Iguala.

El GIEI también descalificó el informe del Grupo Colegiado de Expertos en Materia de Fuego sobre el basurero municipal de Cocula, ya que "no ésta fundado en pruebas científicas" y en el que participó un especialista que "ni siquiera estaba calificado" para integrar ese equipo y al que ellos se opusieron que participara.

Al presentar ayer el informe final en el Claustro de Sor Juana, acompañados de organizaciones civiles, activistas y una representación de los padres de los 43 normalistas desaparecidos, los miembros del GIEI indicaron que pese a sus peticiones de no fragmentar el caso, "éste está más que cuando llegamos".

Ángela Buitrago señaló que después de la presentación del primer informe del GIEI, el 6 de septiembre pasado, surgió una quinta versión "sin soporte en ninguna declaración: que los normalistas llevados al basurero de Cocula no serían 43, sino un número mucho menor, 17".

Ésta fue mencionada el 7 de septiembre de 2015 por Tomás Zerón de Lucio, director de la Agencia de Investigación Criminal, quien afirmó: "Nosotros estamos seguros que lo que pasó es un gran incendio, que ahí fue quemado un grupo importante, sin poder afirmar que fueron los 43, pero sí un grupo importante de estudiantes". Esto, agregó la abogada, fue un cambio de la versión oficial que, de acuerdo con Felipe Rodríguez Salgado, alias Cepillo o Terco, habría participado en el secuestro y homicidio de los jóvenes a quienes incineraron en el basurero de Cocula.

Río San Juan

Carlos Beristain mencionó que el GIEI revisó material fotográfico y fílmico del basurero y del río San Juan, proporcionado por distintos periodistas y reporteros gráficos que estuvieron presentes con la PGR, y obtuvo fotografías y videos de los primeros días en que se hizo la investigación del escenario los días 27, 28 y 29 de octubre de 2014, así como del existente en el expediente de la PGR 0012015.

En este río, las autoridades señalaron que se había encontrado una bolsa con restos óseos carbonizados y cremados. Ahí, dijo, encontraron contradicciones entre la versión que señala que dicha bolsa se habría hallado el día 29 de octubre por un grupo de buzos de la Marina, y expuso que fotografías y videos "demuestran que existía actividad desde el día 28 en esa zona del río, y algunas evidencias que no tienen sustento en el expediente, entre ellas, la presencia en dicho lugar del detenido Agustín García Reyes, custodiado por la Agencia de Investigación Criminal, en el mismo lugar donde al día siguiente se habría encontrado dicha bolsa.

La documentación de la PGR incluye una fotografía, con fecha 28 de octubre, en la que se observan bolsas similares a las mostradas el 29 de octubre con restos óseos, entre los que se encontraron los del normalista desaparecido Alexander Mora Venancio.

Retenes

Para el GIEI, dijo Ángela Buitrago, la acción violenta contra los normalistas "muestra un modus operandi coordinado para evitar la huida de los autobuses", porque los ataques no solo se dieron en Iguala o a las afueras de la ciudad, sino que se amplió su radio de acción hasta Mezcala, en la carretera Iguala-Chilpancingo, al menos 80 kilómetros en línea, y se dio una fuerte movilización policial, en la que hubo elementos de Huitzuco.

Estos hechos muestran una extensión del control de la movilidad por la carretera Iguala-Chilpancingo hasta Sabana Grande, donde se situó un bloqueo con un tráiler y varios vehículos, afirmó.

Hubo otro bloqueo con un tráiler en la zona de Sabana Grande, cerca del crucero de Santa Teresa, por parte de personas con armas largas, vestidas de civil, que tenían camionetas último modelo. Dicho bloqueo, señaló, "no ha sido investigada hasta ahora".

El GIEI también mencionó que se debe investigar la participación de la Policía Federal de Iguala, ya que testigos señalan a elementos de esa corporación en un retén a la salida de Iguala y la presencia de agentes de la PF en el escenario del puente del Palacio de Justicia.

Tortura

Carlos Beristain señaló que se analizaron 17 casos de tortura de los inculpados considerados integrantes del grupo criminal Guerreros Unidos, y relacionados con la versión del basurero de Cocula, así como de un grupo de policías de Cocula y de Iguala, quienes sustentan la versión histórica de las autoridades.

Ante esas denuncias, el GIEI solicitó a International Rehabilitation Council for Victims of Torture (IRCT) de Copenhague realizar un estudio que mostró que hay indicios "muy importantes de torturas" y "malos tratos", y agregó que casi 80 por ciento de los detenidos señala que fueron torturados.

En la presentación del informe se insistió en que la PGR investigue la línea del quinto autobús Estrella Roja, la cual se había hecho desde su primer informe, porque el vehículo no coincide con el que se les mostraba en el video. Por eso consideraron como hipótesis que dicho autobús pudiera haber sido un medio de transporte de la heroína que se produce en la zona, lo que podría explicar "el nivel del operativo dirigido a no dejar salir los autobuses, al cerco en la carretera", investigación que "aún no está cerrada".

Descalifican estudio

A su vez, Francisco Cox cuestionó el informe de los expertos en fuego que realizaron del basurero de Cocula: "No alcanza" para ser incorporado en un tribunal de derecho por no contar con rigor científico", afirmó.

Explicó que el documento de los expertos consta de nueve páginas que incluyen una fotografía del basurero de Cocula tomada desde Google Earth; la carta de remisión dirigida a la Procuradora Arely Gómez; las tres páginas de materiales remitidos por parte de la PGR y el GIEI para que elaboraran su estudio y una con los nombres de los especialistas, y los objetivos generales y específicos que se les encomendaron.

Los integrantes del GIEI insistieron en que no se les dejó entrevistar a los soldados integrantes del 27 batallón militar, a quienes les formularían una serie de preguntas, y dieron a conocer que eran soldados los que controlaban las cámaras del C4, desde donde estaban monitoreando los hechos de 26 y 27 de septiembre.

También el GIEI solicitó que se investigue los llamadas telefónicas que realizaron policías de Iguala a un sujeto denominado El Caminante, a quien informaban de los hechos.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.