Se dispararon 2 mil tiros en Tanhuato: procurador

Ningún deudo sabía del paradero de familiares, pero no levantaron denuncias por secuestro o desaparición, explica José Martín Godoy.
Tanhuato: faltan por identificar 3 cuerpos (Milenio Televisión)

Morelia

El procurador de Michoacán, José Martín Godoy, confirmó que el enfrentamiento en Tanhuato duró tres horas, que hubo dos mil cartuchos percutidos de ambas partes y mil sin percutir en poder de los sicarios, probable uso de granadas, 42 muertos por "afectación de los órganos por disparo de arma de fuego", dos ex policías de Jalisco involucrados, un secuestrador y un sicario.

En total la investigación ocupa a 40 peritos, es decir, la tercera parte de todos los especialistas con que cuenta la dependencia.

"El protocolo es levantar en el lugar de los hechos evidencias, casquillos, cuerpos y todas las diligencias necesarias para establecer cómo se encontró el lugar de los hechos, posicionamiento de los cuerpos, armas y ubicación de los casquillos", afirmó en entrevista con MILENIO.

"Nosotros acudimos a los hechos como consecuencia de una petición de apoyo y en auxilio de la PGR, en término de los acuerdos que tenemos en las conferencias de los procuradores", precisó.

Apenas el sábado, domingo y lunes pasados, los deudos (en su mayoría madres, hermanas, cuñadas y esposas) dijeron que ellos desaparecieron o se fueron sin más. Ninguna levantó denuncias por desaparición o secuestro.

"Difícilmente encontrarás quien te hable mal de su deudo. Pero encontramos que muchas de las familias desconocían que su pariente estaba relacionado en un tema de esta naturaleza; algunos dijeron que trabajaban en empresas o en lugares relacionados con la construcción", dice Godoy.

Hasta ahora las investigaciones arrojan que los 42 occisos trabajaron en carreteras, tapando baches, como albañiles, jardineros. Hay también dos ex policías de la Secretaría de Seguridad de Jalisco: Édgar Mayoral y Jesús Ricardo Vélez López.

La información indica que Édgar abandonó la corporación hace tres años; de Vélez, no se tiene este dato pero una línea de investigación indica que pudiera haber sido soldado.

"En los demás encontramos personas con antecedentes penales, otros con mandato judicial pendiente y hubo quien cumplió una sentencia de quince años por el delito de secuestro", indicó.

Se refiere a Antonio Hernández Quiroz, originario de Uruapan. No es todo. El procurador (originario de Jalisco y nombrado por el ex comisionado Alfredo Castillo) señaló que otro occiso fue ubicado como "sicario de un grupo delincuencial que opera en la región".

— ¿De qué murieron los 42?

— Tengo conocimiento de que murieron por afectación de los órganos por disparos de arma de fuego.

— ¿Y entonces las denuncias de los deudos por recibir cuerpos sin dientes, con la piel "floreada", los ojos salidos y huesos rotos?

— Eso lo determinan los peritos en criminalística para ver si hubo golpes que afectaron a uno u otro. Lo que sí le puedo decir, porque estuve ahí, es que el día de los hechos hizo mucho calor y los occisos estuvieron al sol desde las 8 de la mañana hasta la noche, cuando fueron trasladados al Semefo en Morelia.

Del incendio, aún no se puede determinar qué lo originó.

"Pudo ser –dice- alguna de las dos mil balas percutidas que encontraron en el lugar, la mayoría eran de R-15".

- ¿Y las granadas?

"No tengo en el reporte la existencia o indicio del uso de granadas, aunque sí pudieron haberse utilizado.

"Sin embargo, éstas se expanden y se pierden en el campo. Si fueron usadas no te lo puedo afirmar, pero tampoco negar".

Hoy el Semefo luce vacío, igual que la Funerales Santa Cruz, la empresa que concentró la mayor parte de los velatorios y traslados. Ya no hay coches estacionados, carrozas, deudos llorosos, filas en la oficina de trámites ni mesas llenas de papeles. Todo ha vuelto a la normalidad. De los cuatro cuerpos sin identificar, ahora solo quedan tres (incluyendo aquel calcinado), pues uno fue reclamado anoche.

"Y respecto a lo que pasó en el Semefo, de que los cuerpos estaban apilados en el piso, con aserrín, no me consta. Lo que sí le puedo decir es que ese día quedó rebasada nuestra capacidad para seis u ocho cuerpos. Los cuerpos se ponen dentro de las instalaciones, donde se va pudiendo. No porque la institución quiera dañar a la familia, sino por cuestión de servicio", concluyó.