Detenidos en Zócalo están libres "le guste a quien le guste": ONG

Abogados anunciaron que en los próximos días presentarán una demanda de reparación de daños, buscarán una disculpa pública de las autoridades y la renuncia de funcionarios.

Ciudad de México

Los 11 detenidos el 20 de noviembre están libres "le guste a quien le guste", dijo Carlos Cruz, de la organización Cauce Ciudadano.

En conferencia de prensa, después de permanecer presos durante 10 días, Lawrence Maxwell Llabaca y Juan Daniel López Ávila, dos de los detenidos en el Centro Histórico, dieron testimonio de su arresto.

A tres días de haber salido de un penal de máxima seguridad en Veracruz, Juan Daniel comentó que el arresto de 11 personas "era un caso político. Nosotros no hicimos nada y si el gobierno se encaprichaba nos dejaban ahí unos 20 años".

Por su parte, Lawrence Maxwell, el ciudadano chileno detenido en los disturbios del 20 de noviembre, dijo que le han preguntado por qué estaba ahí si es extranjero y contesta que es porque el problema de los 43 normalistas desaparecidos de Ayotzinapa "trascendió fronteras".

David Peña, de la Asociación Nacional de Abogados Democráticos (ANAD), anunció que en los próximos días presentarán una demanda de reparación de daños para los 11 detenidos, buscarán una disculpa pública de las autoridades y la renuncia de funcionarios involucrados en los arrestos.

Además, de que se eliminen los registros de las 11 personas de Plataforma México, ya que ellos no cometieron algún delito, dijo.

Carlos Cruz expresó su preocupación ante las amenazas que, dijo, han recibido las organizaciones y abogados que representan a los 11 detenidos con el fin de desalentar su labor defensora.

"Son llamadas telefónicas... de que no nos metamos en eso. Dejen de meterse en la documentación. Llamadas con fuertes palabras o mensajes, hostigamiento de personas", explicó.

Dijo que a pesar de eso, estarán pendientes de que las detenciones estén apegadas al debido proceso y recomendó que el Estado debe hacer frente a los casos de tortura.

Sobre las otras cuatro personas, supuestamente detenidas con las 11 personas, Karla Michel Salas, de la ANAD, indicó que organizaciones y abogados pidieron a la Comisión Nacional de Derechos Humanos investigar qué ocurrió con esas personas, ya que es mejor que lo haga una institución nacional. "(Nosotros) no lo hacemos por un asunto de seguridad".

Agregó que "en SEIDO solo teníamos registro de 11. Solicitamos que se investigara en hospitales; días después logramos documentar que una persona había sido tirada en calle de corregidora. La Policía Federal no se la llevó por las lesiones que tenía".