Que no se detenga a quienes no pasan prueba del alcoholímetro

“Pienso mandar una sugerencia a los alcaldes para que seamos muy cautelosos”, dice Fayad.
José Alfredo Sepúlveda Fayad, presidente de la CDHEH.
José Alfredo Sepúlveda Fayad, presidente de la CDHEH. (Archivo)

Pachuca

Hace poco más de un mes el Ayuntamiento de Pachuca determinó que las personas que no pasaran el examen del alcoholímetro quedaran exentas de quedar detenidos por la policía, aunque con su multa respectiva. Esta situación es bien vista por el presidente de la Comisión de Derechos Humanos del Estado de Hidalgo, José Alfredo Sepúlveda Fayad, quien piensa que otros municipios deben hacer lo mismo.

“Me parece que son seis los municipios que tienen alcoholímetro, entonces hemos platicado con algunos alcaldes, pero estamos viendo cómo va a funcionar en Pachuca. Ahora con esto pienso mandar una sugerencia a los alcaldes de los municipios donde se practica el alcoholímetro para que seamos muy cautelosos”, comentó.

En Pachuca esta determinación la tomó el presidente municipal, pero siempre con las excepciones de aquellas personas que recurrentemente caigan en la infracción o aquellas que se muestren violentos al momento de la prueba.

Sepúlveda Fayad señaló que considera necesario el examen del nivel de alcohol en el organismo de las personas que conducen, pero eso no quiere decir que se violenten sus derechos humanos, por lo que a la hora de hablar del tema de deben de tocar varios puntos.

“Hay una causa legítima para que las personas no conduzcan con muchas bebidas alcohólicas encima, pero tenemos que ser cuidadosas en el trato y no maltrato de esos ciudadanos por parte de las autoridades”.

El ombudsman recordó que la medida en Pachuca fue en parte porque en una de las reuniones con el alcalde de Pachuca salió el tema de las quejas durante la aplicación de este examen, lo cual fue bien recibido por este último y su personal de seguridad pública.

“He platicado con el presidente municipal y con el Secretario de Seguridad Pública de Pachuca, ellos están innovando el sistema del alcoholímetro para no detener a la persona que está pasada de alcohol en su cuerpo, que lo hacen solamente en casos necesarios como con personas muy violentas”.

En la capital la sanción por conducir en estado de ebriedad es superior a los 20 salarios mínimos, además de que el automóvil es llevado al corralón municipal lo cual también genera gastos para el infractor, aunque a decir de las autoridades lo más importante es evitar accidentes que incluso afectan a terceros.

“Si lo vemos como ciudadano que el exceso de alcohol nos puede perjudicar al provocar un accidente que nos afecte a nosotros o a nuestras familias, si uno lo ve como el joven que sale el fin de semana y viene manejando con unas copas de más se vería diferente”, finalizó Sepúlveda Fayad.

Claves

Además

- En la pasada sesión de Cabildo, regidores señalaron que pese a la medida de no llevar a quienes reprueban el alcoholímetro al “torito” las quejas siguen.

- Ahora las denuncias son porque los policías que detectan a alguien conduciendo en estado de ebriedad y no tienen el aparato del alcoholímetro los detienen.

- “No estoy enterado de forma directa de todas las quejas que pudieran presentarse”, dijo José Alfredo Sepúlveda sobre estos casos.