Se desvanecen pruebas contra presuntos homicidas de Galván

Las siete personas fueron detenidas el pasado 24 de junio por agentes de la Fuerza Única, pero ninguno ha sido consignado por el crimen del ex delegado del ISSSTE en Jalisco.
Hasta la fecha ninguna persona ha sido consignada por el crimen.
Hasta la fecha ninguna persona ha sido consignada por el crimen. (Jorge Martínez)

Guadalajara

Las pruebas que la Fiscalía General del Estado ofertó al Juez Octavo de Distrito para involucrar a siete personas detenidas por la Fuerza Única con el asesinato del delegado del ISSSTE, Javier Galván Guerrero, se desvanecieron por los peritajes realizados por Ciencias Forenses.

De acuerdo a los resultados de las pruebas de absorción atómica, con la que se determina si una persona acciona alguna arma de fuego, realizadas por peritos del Instituto Jalisciense de Ciencias Forenses a los indiciados, ninguno accionó armas de fuego, ya que no se encontraron residuos de pólvora en las manos de los sujetos señalados de victimar al funcionario federal el 19 de junio.

Además de que esta prueba desecha la participación de estas personas, un Juez de Distrito ordenó una investigación en contra de César Alejandro Rodríguez García, agente del Ministerio Público de Homicidios Dolosos; Pablo Alonso Grajeda Maldonado, secretario del Ministerio Público; José Armando Alvarado Olivares, jefe de grupo de la policía investigadora y Gabriel Fernández García, policía investigador, porque el pasado 2 de julio, entre las 13:00 y 14:00 horas, ingresaron al Reclusorio Metropolitano y supuestamente amenazaron de muerte a los indiciados para que aceptaran su participación en el homicidio.

La presencia de los oficiales de la Fiscalía en el reclusorio quedó registrada en el libro de control de visitas, según el acuerdo con el oficio RM/622/2015, del expediente administrativo 69/2015, anexado a la causa penal 102/2015-V y 109/2015-V, los policías investigadores interrogaron a Manuel Quintero Hernández, José Domingo Millán Cordero, Gonzalo Jiménez Duarte, Víctor Antonio Herrera Millán, César Octavio Martínez Rivera y/o Cristhyan Fernando Robles Martínez y Jorge Adrián Estrada González.

Este señalamiento de tortura en contra de los oficiales no es el único, ya que los siete sujetos detenidos denunciaron las agresiones físicas que sufrieron al momento de ser detenidos por elementos de la Fuerza Única.

Cinco días después del homicidio de Galván Guerrero, elementos de la Fuerza Única Metropolitana realizaron un operativo en la colonia Oblatos para detener a varios hombres señalados de participar en el crimen, de manera simultánea fueron capturados tres sujetos en calles de la colonia Independencia también relacionados con el mismo hecho y les aseguraron varias armas de fuego.

El 29 de junio, la Procuraduría General de la República dio a conocer que las seis personas fueron consignadas ante el Juez Octavo de Distrito por el delito de delincuencia organizada y portación de cartuchos y armas de fuego de grueso calibre, pero el Ministerio Público Federal no pudo acreditar la participación de dichos sujetos en el crimen de Galván, por lo que la averiguación previa continúa abierta.