Niegan desplazados por violencia en Pueblo Viejo

Exigen a agentes comunitarios detener a líderes de ‘Los Ardillos’ para confirmar que no tienen vínculos con ese grupo criminal.

Chilpancingo

El vocero del Grupo de Coordinación Guerrero (GCG), Roberto Álvarez Heredia, negó que haya desplazados en Pueblo Viejo, tras los enfrentamientos de finales de agosto.

Comentó que después de los enfrentamientos ocurridos a fines del mes pasado, que dejaron al menos tres muertos y varios heridos en las comunidades de Polixtepec y Pueblo Viejo, la policía estatal y personal del Ejército realizan recorridos permanentes en esa parte de la sierra para evitar más balaceras.

En días recientes, dijo, se han realizado varios hallazgos importantes, entre ellos el de siete camionetas y vehículos con reporte de robo, la mayoría utilizados en enfrentamientos armados.

Indicó que los elementos del Ejercito trasladaron esas unidades a las instalaciones de la Fiscalía General del Estado para ponerlos a disposición de las autoridades correspondientes.

Respecto a los desplazadas en la sierra, dijo que hasta el momento no cuenta con reportes de personas que hayan abandonado sus hogares a consecuencia de la violencia en Pueblo Viejo, aunque no descartó la posibilidad de que eso suceda.

Sin embargo, en caso de que se confirmen datos concretos sobre familias desplazadas, aseguró que las autoridades procederán a darles el respaldo correspondiente.

El pasado 4 de septiembre, el titular de la Secretaría de Seguridad Pública estatal, Pedro Almazán Cervantes, admitió que por lo menos la mitad de los habitantes de Pueblo Viejo habían huido de su localidad para refugiarse en comunidades vecinas, aunque comenzaban a regresar, a partir de la permanencia del personal policiaco y militar.

CONTRA CAPOS

El colectivo Siempre Vivos exigió a la policía comunitaria de Guerrero emprender acciones para detener a los líderes del grupo criminal Los Ardillos, que operan en su zona de influencia.

El vocero del colectivo, José Díaz Navarro, urgió a detener a Constantino Chino García, El Chino, a quien acusó de tirar cadáveres en Zompeltepec y Ahuixtla, así como a un sujeto apodado El Puma de Tlanicuilulco, quien opera principalmente en Tixtla.

En días recientes, líderes de la Coordinadora Regional de Autoridades Comunitarias (CRAC) se deslindaron de Los Ardillos e incluso señalaron que éstos levantaron recientemente a un policía comunitario.

Díaz Navarro señaló que el grupo criminal actúa en 10 municipios ante la complacencia de la CRAC.

Por eso advirtió que solo creerán que la policía comunitaria no tiene vínculos con ese grupo criminal, hasta que empiecen a detener a los principales cabecillas.