Con desnutrición severa, detenido de 2 de octubre sigue huelga de hambre

Mario González García, preso en el Reclusorio Oriente, continúa sin comer para exigir a las autoridades ser liberado.
Mario González García
Mario González García (Tomado del Twitter de @aBejaAlfa)

Ciudad de México

Mario González ha perdido 14 kilos, se encuentra deshidratado y en un estado de desnutrición severo. Su salud es la consecuencia de los 47 días que el joven ha permanecido en huelga de hambre para exigir ser liberado del Reclusorio Oriente, explicó su pareja, Nuria Ramírez.

En entrevista con Milenio, Nuria Ramírez dijo que Mario fue detenido el 2 de octubre de 2013 mientras viajaba en un autobús de pasajeros y que, tras haber sido torturado por policías, fue acusado por 'ataques a la paz pública', delito por el cual fue trasladado a esa cárcel.

"Bajaron a varias personas del autobús y les hicieron una revisión muy violenta. Entre 10 y 11 policías lo golpearon; le dieron patadas, descargas eléctricas, golpes en diferentes partes del cuerpo y lo estuvieron paseando por la Ciudad alrededor de 4 horas, tiempo en que no fue presentado ante ninguna autoridad", dijo Nuria Ramírez.

"Entre 10 y 11 policías lo golpearon; le dieron patadas, descargas eléctricas, golpes y lo estuvieron paseando por la Ciudad"


Nuria Ramírez, explica que antes de ser detenido Mario Ramírez tenía un trabajo y se preparaba para realizar un examen que le permitiría concluir el bachillerato, tras lo cual buscaría entrar a estudiar la universidad.

Tras su detención, Mario decidió iniciar una huelga de hambre para exigir que se le libere, ya que el delito del que se le acusa es catalogado como no grave, a pesar de lo cual el joven fue enviado al Reclusorio.

Nuria Ramírez expresa que después de haber sido golpeado, los policías llevaron a Mario González al Ministerio público 44 localizado en Iztapalapa, en donde lo acusaron de ataques a la paz pública, tras lo cual el joven y otros 11 detenidos fueron trasladados sin ninguna explicación al Reclusorio Oriente.

De acuerdo con Nuria, Mario fue acusado con el argumento de que del camión en que viajaba se lanzaron objetos hacia la vía pública, pero la joven asegura que no hay nadie que haya denunciado ese hecho y que incluso la investigación de ese Ministerio Público arrojó que no hubo ningún daño ni a personas ni a vehículos ni al mobiliario.

"En el Ministerio Público tenían que haberle dado una fianza y ser liberado ahí mismo, nunca debió haber sido llevado al Reclusorio Oriente. Los trasladaron arbitrariamente, no les dieron la fianza y nos negaron la información de porqué", expresa Nuria Ramírez.

"A Mario le importa mucho su vida y su libertad": Nuria Ramírez


Ya en el Reclusorio Oriente, los once detenidos del 2 de octubre finalmente recibieron una finaza de 130 mil pesos para ser liberados, sin embargo, después de que se pagó el montó Mario González volvió a ser aprehendido y nunca salió.

"Solamente lo vimos en el patio. De una manera muy violenta, muy agresiva, lo regresaron sin que supiéramos, ni los abogados ni la familia ni él, cuál era el motivo", dijo Nuria Ramírez.

Después de haber sido reprehendido las autoridades argumentaron que Mario González permanecería detenido debido a que fue calificado como "socialmente peligroso", un calificativo que "ni siquiera se aplica a delincuentes, narcotraficantes", explica Nuria Ramírez.

Tras haber sido reprehendido, Mario inició una huelga de hambre para exigir su derecho a salir libre debido a que se le acusa de un delito no grave y en protesta por haber sido trasladado al Reclusorio Oriente.

"A Mario le importa mucho su vida y su libertad. Lo que pretende no es arriesgar su vida, aunque en la huelga de hambre está implicada su salud y su estabilidad, lo que él quiere es que le den el derecho que tiene de continuar con su proceso (penal) en libertad", dijo Nuria.

A 47 días de haber permanecido sin comer el estado de salud de Mario Gónzalez ha decaído significativamente. "Se encuentra deshidratado, con un proceso de desnutrición importante, ha bajado alrededor de 14 kilos de peso", comenta su pareja Nuria Ramírez.

El joven ya fue trasladado al hospital de otro reclusorio debido a su estado de salud, lugar en donde espera que las autoridades reaccionen antes sus exigencias.