Los 8 policías ligados a la desaparición en Tierra Blanca

De los ocho oficiales detenidos, uno confesó que estuvo presente en el arresto y asesinato de los 5 jóvenes; otros han sido acusados de matar a dos personas y de reprobar los exámenes de confianza.
Los policías pasan por una carretera en Tierra Blanca.
Los policías pasan por una carretera en Tierra Blanca. (Especial)

Ciudad de México

Al menos ocho policías estatales han sido detenidos por estar presuntamente vinculados con la desaparición de cinco jóvenes en el municipio de Tierra Blanca, Veracruz.

El 11 de enero, José Benítez de la O, de 24 años; Mario Arturo Orozco Sánchez, de 27; Alfredo González Díaz y Bernardo Benítez Arróniz, ambos de 25, y Susana, de 16 años, viajaban en un vehículo Jetta con rumbo a Playa Vicente, pero fueron detenidos por policías estatales en Tierra Blanca. Desde ese momento no se supo más de ellos. 

Rubén Pérez Andrade, uno de los ocho oficiales, fue detenido ayer y declaró que estuvo presente desde que los cinco jóvenes fueron detenidos y llevados al rancho El Limón, donde fueron asesinados, quemados, molidos y después sus restos fueron arrojados a un río; anteriormente ya habían sido arrestados otros siete policías implicados en la desaparición de los muchachos.

El 18 de enero fue detenido el policía Édgar Ramón Reyes Hermida por su presunta responsabilidad en la desaparición de los jóvenes. 

Un día antes, el 17 de enero, la Fiscalía informó que detuvo al delegado de la Secretaría de Seguridad Pública  estatal en Tierra Blanca, Marcos Conde Hernández, y al policía estatal, Otoniel Cruz Linares, por presuntamente participar en la desaparición de los jóvenes.

El fiscal de Veracruz, Luis Ángel Bravo, aseguró que Conde Hernández y otros tres policías reprobaron los exámenes de control y confianza y aún seguían en el cargo.

Conde Hernández fue comandante supervisor nocturno de la Coordinación General de la Policía Intermunicipal Veracruz-Boca del Río, la cual desapareció por decretó del gobierno estatal, en 2011, por presuntos vínculos con el crimen organizado.

Dos años antes, el 28 de marzo de 2009, Conde Hernández y otros dos mandos de la Policía Intermunicipal fueron desarmados y detenidos por militares por presuntas irregularidades en las licencias de portación de armas. Los tres fueron liberados tras mostrar la documentación requerida.

El 14 de enero, la Fiscalía de Veracruz informó que los policías Luis Rey Lendeche Colorado, Omar Cruz Santos, René Pelayo Vidal y Edgar Omar Ruiz Tecalco fueron detenidos por su presunta responsabilidad en la desaparición de los cinco jóvenes.

Los cuatro oficiales aceptaron haber detenido a los muchachos, pero declararon desconocer su paradero. Después fueron consignados ante el Juez de Primera Instancia de Cosamaloapan el 16 de enero por el delito de desaparición forzada.

Pelayo Vidal, conocido como “El Pelayo”, y Ruiz Tecalco, como “La Perrita”, fueron acusados por Clarita González Ramírez de haber participado el 12 de diciembre de 2015 en el asesinato de su hijo Egon Abad López González, de 23 años, y su amigo, Rafael Thiel Vera, de 18 años, de acuerdo con medios de comunicación. 

A pesar de las declaraciones de los ocho policías, principalmente del último que fue detenido, el comisionado general de la Policía Federal, Enrique Galindo, dijo la búsqueda de los cinco jóvenes continúan y que el caso no está cerrado.