Denuncian abuso policial en Escobedo

Un joven taxista aseguró haber sido golpeado por elementos de la Policía de Escobedo, quienes aparentemente se encontraban en estado de ebriedad.
Erasmo González, presunta víctima de los uniformados.
Erasmo González, presunta víctima de los uniformados. (Foto: Especial)

Escobedo

Una familia del municipio de Escobedo denunció el presunto abuso policial que vivió uno de sus integrantes.

El pasado sábado, Erasmo González acudió a la casa de sus padres a recoger una lavadora, pero tuvo que esperar al exterior debido a que nadie se encontraba en la vivienda.

El joven, quien es trabajador del volante, esperó dentro de su vehículo algunos minutos.

Luego de esto, hombres que aseguraron ser policías, uno de ellos vestido de civil y otro sólo con el pantalón del uniforme, le exigen que se identifique.

Al cuestionamiento, González les contestó que vive en ese domicilio; sin embargo, los uniformados no creen su versión y comienzan a agredirlo.

" Nosotros llegamos a nuestra casa en la colonia Pedregal, vemos a mi hermano completamente golpeado y nos alarmamos cuando nos damos cuenta lo golpearon dos policías", dijo Esmeralda González, familiar del agredido.

Uno de los testigos señaló que al ver los sucesos, pidió auxilio a patrullas, pero no brindaron el apoyo.

"Eran dos personas que estaban golpeando a mi vecino; uno lo tenía en el piso, el otro agarra una piedra, pero Dios es muy grande porque se arrepiente y la deja (la piedra) por un lado, me vuelvo a meter a hablarle a la patrulla porque no la habían mandado", comentó.

Tras los hechos, la familia acudió a interponer una denuncia. Posteriormente, se les realizó un dictamen a los oficiales identificados como José Luis Cesario y Jesús Hernández, quienes presentaban aliento alcohólico.

"Los policías traían aliento alcohólico, ellos traían un six, el cual estaba afuera del carro de mi hermano, pero lo traían ellos"

Tras cuatro horas de espera en el C4 de Escobedo, el director de Policía se presentó y les informó que sólo uno de los acusados había sido detenido y el otro había presentado su renuncia.

"Él llega, se acerca a nosotros y nos dice que ya no podía hacer nada, nos dice que lo que estaba dentro de sus manos ya se había hecho, uno está libre y el otro no fue acusado cuando mi hermano señaló a los dos; el que fue acusado por faltas administrativas ya dio su renuncia", precisó Esmeralda González.

La familia pide justicia y una indemnización, ya que el joven no podrá laborar por las lesiones causadas por el ataque y tendrá que ser sometido a una cirugía.

Hermelindo Lara Cruz, director de Seguridad Pública de Escobedo, señaló que los agresores están a disposición del Ministerio Público y además fueron dados de baja de la corporación.

"El procedimiento que tenemos en estos casos es dar de baja inmediatamente", indicó.