La delincuencia en 3 estados ahuyenta a casas de empeño

El director general de la Asociación Mexicana de Empresas de Servicios Prendarios (Amespre), afirmó que todo 2013 y parte de 2014 fue un periodo muy complicado en materia seguridad para su sector.
En 2014, a nivel nacional se tuvo registro de 138 asaltos en casas de empeño.
(Especial )

México

Debido al incremento de la delincuencia organizada, algunas casas de empeño cerraron sus operaciones en Guerrero, Michoacán y Tamaulipas al ser blanco de extorsiones, denunció Joel Rodríguez Navarro, director general de la Asociación Mexicana de Empresas de Servicios Prendarios (Amespre).

En conferencia de prensa afirmó que todo 2013 y parte de 2014 fue un periodo muy complicado en materia seguridad para su sector.

Aunque no se precisó el número de sucursales que cerraron, dijo que lo más común son las extorsiones telefónicas y presenciales, así como algunos levantones de personal.

“Cuando se presenta un caso en el que la delincuencia organizada hace algún tipo de amedrentamiento o amenaza, las empresas —porque así es la política estricta de la asociación de no contribuir (con la delincuencia)— optan por cerrar la sucursal”, puntualizó.

El año pasado, las casas de empeño a escala nacional sufrieron 138 asaltos a mano armada y 77 intrusiones nocturnas.

La Amespre  ya tiene varios convenios con las autoridades para hacer frente al crimen. Uno de éstos es con la Secretaría de Seguridad Pública del Distrito Federal, a la cual ya se le turnó un mapa de riesgo y se participa en el programa de “prevención al delito”.

En éste las sucursales cuentan con una alarma que se instala en las computadoras o en los teléfonos inteligentes, mediante la cual se avisa en tiempo real la comisión de un delito.

Según el mapa de riesgo, en el Valle de México la zona de mayor conflicto la conforman las colonias que se ubican en la frontera del Distrito Federal y el Estado de México.

En cuanto a los casos en los que se llegue a empeñar mercancía de procedencia ilícita, en las unidades de las empresas agremiadas, también se colabora con las autoridades.

Se registran todas las operaciones y de haber algo inusual se denuncia y es fácil detectar al individuo, ya que se le exige una plena identificación (credencial de elector, huellas digitales y comprobante de domicilio.)

Recientemente se han disparado los asaltos a joyerías en la Ciudad de México, por lo que existe un intercambio de información con las autoridades, a fin de que si una persona llega con relojes o joyería  de las características de los artículos robados se manda una alerta en menos de tres minutos.