Aparece con vida cura de Catemaco; fue torturado

Vocero de la diócesis confirma que Jorge Sánchez se encuentra a salvo. Episcopado y nunciatura descartan que ataques se deban al trabajo pastoral de sacerdotes.
Pobladores cometieron destrozos en repudio a lo ocurrido al religioso.
Pobladores cometieron destrozos en repudio a lo ocurrido al religioso. (Ilse Huesca/Cuartoscuro)

Veracruz y México

El sacerdote Jorge Luis Sánchez Ruiz, de la iglesia Los 12 Apóstoles, de Catemaco, Veracruz, apareció con vida, golpeado y con huellas de tortura, informó el vocero de la diócesis de San Andrés Tuxtla, Aarón Reyes. Sin dar más detalles, el clérigo señaló que el párroco está a salvo.

La desaparición del cura fue utilizada por integrantes de la Organización Autónoma Indígena, que lidera Wilfrido Reyes, y miembros de Antorcha Campesina procedentes de Oaxaca para causar desmanes en Catemaco, donde bloquearon carreteras, quemaron patrullas, el palacio municipal, saquearon negocios, golpearon a policías, ciudadanos y periodistas.

A pesar de que el cura ya apareció, la calma no se restablece en Catemaco, ya que 80 por ciento de los comercios permanece cerrado.

En un comunicado firmado por monseñor Fidencio López, obispo de la diócesis de San Andrés Tuxtla, pidió respeto al estado en que está el cura y que intervenga el fiscal de Veracruz, Luis Ángel Bravo.

"Nuestro hermano sacerdote José Luis Sánchez, desaparecido la madrugada del viernes 11 de noviembre, ha aparecido. La noticia la recibimos hace unas horas y la hemos confirmado. Efectivamente, el sacerdote fue abandonado con notables huellas de tortura", dijo.

"Pedimos a todos respeto ante la situación del padre y esperar la intervención oportuna del fiscal, quien ha estado y seguirá en constante comunicación con el vicario José Luis Martínez", indicó.

Sánchez Ruiz fue reportado desaparecido el viernes de la semana pasada.

En tanto, el presidente municipal de Catemaco, Jorge González, informó que fue forzada la chapa de la puerta del domicilio del párroco y sus pertenencias fueron halladas en completo desorden.

No pedirán seguridad

La Conferencia del Episcopado Mexicano y la nunciatura apostólica consideraron que no es un ataque por su trabajo pastoral, por lo que no solicitarán seguridad para los curas que evangelizan en lugares con presencia criminal.

Sobre la violencia contra sacerdotes, quienes han sido asesinados y secuestrados, el nuncio apostólico Franco Coppola, en conferencia con medios en la Basílica el pasado lunes, señaló: "Me parece, de acuerdo con lo que me han referido, que no hay una violencia que sea expresamente contra los sacerdotes, ellos participan, como todos, del clima de violencia y se puede decir que es también lo que pasa cuando se trata de estar cerca del problema, de los heridos, fácilmente uno puede ser herido, pero no me han hablado de una violencia específicamente contra los sacerdotes, como todos nosotros, estamos cerca de la gente y pueden sufrir clima de violencia que hace vergüenza".

A su vez, el secretario general de la CEM, Alfonso Miranda, obispo auxiliar de Monterrey, en conferencia en la 102 asamblea plenaria del episcopado aseguró: "Estamos muy preocupados como Iglesia, no solo por los sacerdote y su seguridad, sino por todos los ciudadanos del país. Estamos viendo las formas de que los sacerdotes estén más seguros en su comunidad, sirviendo trabajando, pero al mismo tiempo damos talleres en escuelas, apoyamos trabajos de víctimas, de desaparecidos hay un trabajo fuerte de la Iglesia a escala nacional", dijo.