Encuentran 10 cadáveres en fosas clandestinas en Guerrero

Los cuerpos, con huellas de tortura y maniatados, fueron localizados en cinco fosas clandestinas en el municipio de Zumpango.

Guerrero

Una llamada anónima permitió la ubicación de lo que parece un cementerio clandestino en las inmediaciones de Zumpango; en una brecha de terracería se detectaron 13 fosas y se excavaron cinco, en ellas se rescataron diez cadáveres, tres de ellos corresponden a mujeres.  

Personal de la Procuraduría General de Justicia del Estado (PGJE), del Ejército Mexicano, la Policía Federal (PF) y del estado se trasladaron hacia la cabecera municipal de Zumpango para atender el reporte realizado en la línea de emergencias 066.

Desde las 07:00 horas, las corporaciones policíacas y militares encontraron por lo menos cinco fosas clandestinas cerca de la zona de tabiqueras, en la carretera de terracería que comunica con la comunidad de Atliaca y por lo menos a 300 metros de la Autopista del Sol.

La búsqueda fue respaldada por personal de Protección Civil, que se encargó de apoyar en la excavación de las fosas ubicadas.

Hasta las 14: 00 horas se habían encontrado diez cadáveres en cinco fosas clandestinas, pero las corporaciones tenían la ubicación de por lo menos 8 espacios más con cadáveres en su interior.

La mayoría de los cuerpos muestran huellas de tortura, están atados de las manos y pies con cuerdas, esposas y alambre recocido.

De primera instancia, el personal del forense indicó que se trata de siete cadáveres de varón y tres de mujeres.  

La búsqueda y excavación se interrumpió por la lluvia que acechó durante toda la mañana, se espera que continúe la mañana del domingo 8 de junio.

Los cuerpos fueron sepultados en un perímetro aproximado de 200 metros, en un cerro de tierra blanda en la que predominan los cactus y espinos.   

Hasta el momento, este es el hallazgo más numeroso de cadáveres encontrados en la cabecera municipal de Zumpango, municipio ubicado a 10 kilómetros de Chilpancingo, la capital del estado de Guerrero.

Aunque todavía se requiere de una serie de estudios en las instalaciones del forense, el personal que acudió a realizar la exhumación estimó el promedio de seis meses a un año en que permanecieron sepultados en el lugar.

Hasta el momento no hay documentos que permitan la identificación de las víctimas, por lo que ingresaron como desconocidos a las instalaciones del forense.