De repente dejó de salir humo del crematorio: mecánico

La noticia de que a unos metros de sus negocios había un crematorio con 60 cadáveres impactó a los locatarios; unos dicen que en ocasiones olía a ratón muerto y otros, ni se dieron cuenta.
La Fiscalía estatal informó que los cadáveres de hombres, mujeres y niños estaban en diferentes áreas del negocio, algunos sobre botes. En su mayoría estaban embalsamados, cubiertos con cal y sabanas.
La Fiscalía estatal informó que los cadáveres de hombres, mujeres y niños estaban en diferentes áreas del negocio, algunos sobre botes. En su mayoría estaban embalsamados, cubiertos con cal y sabanas. (Cuartoscuro)

Ciudad de México

Imagina que el olor que pensabas era de un ratón muerto se trataba en realidad de 60 cuerpos. Así le pasó a Karla, de 27 años, quien desde hace dos meses trabaja en un negocio aledaño al crematorio, donde autoridades encontraron cadáveres embalsamados y cubiertos con cal y sábanas.

"En ocasiones llegaba un olor feo, nunca me imaginé" que ese hedor se tratara de 60 cuerpos, dijo por teléfono la chica a quien se le cambió el nombre por cuestiones de seguridad.

Karla contó que su trabajo lo desempeña adentro de una oficina y en ocasiones llegaba un olor a "ratón muerto". Ella y sus compañeros buscaban al roedor; nunca lo encontraban.

"Me sorprendió (saber que se trataba de cuerpos). Cuando llegué al trabajo sólo había policías en el crematorio que ya no funcionaba. Les pregunté qué pasó y me dijeron los policías federales", explicó.

El negocio donde se hallaron los cuerpos se llama "Cremaciones Pacifico S.A de C.V" y está ubicado en la carretera Cayaco-Puerto Marqués, en la localidad de Llano Largo, es una propiedad de Guillermo Estua Zardain.

El crematorio es un predio de una planta, pudiera pasar como una casa si no fuera porque tiene un letrero del lado izquierdo de la puerta que dice Cremaciones Pacifico. A un lado está una ferretería y al otro, un paso de tierra con pasto, después otra ferretería y un taller mecánico. En frente hay una estación de gas LP.

Son los negocios que caracterizan a esa vialidad. Uno de los mecánicos que tiene su establecimiento a unos metros del crematorio dijo que se sorprendió por la noticia. "Llegué y había policías en el lugar".

El mecánico de 42 años y que en los últimos cinco ha trabajado cerca del crematorio dijo que antes llegaban carrozas y después se veía salir de un conducto el humo negro; "últimamente me di cuenta que llegaban las carrozas pero no salía humo ni nada. Dije, a lo mejor tienen buenos filtros porque no saca el humo".

"Me quedé admirado porque no había un mal olor ni nada. No sé cómo los tendrían (...) cómo vas a sospechar si pasas por ahí todos los días, uno sospecha, pué, que los están quemando", expresó.

La Fiscalía estatal informó que los cadáveres de hombres, mujeres y niños estaban en diferentes áreas del negocio, algunos sobre botes. En su mayoría estaban embalsamados, cubiertos con cal y sabanas.

"Dicen que desde ayer estuvieron los policías, pero como no vine a trabajar, apenas hoy me di cuenta y le pregunté a un camarada, me dijo ¿A poco no sabes güey, que sacaron 61 muertos de ahí que no los quemaron?", recordó.

Por la mañana el fiscal Miguel Ángel Godínez Muñoz dijo que eran 61 cadáveres; horas después confirmó que eran 60.

"Ni sospecha de nadie. Yo pasaba por ahí porque está cerca una ferretería. Iba a comprar cosas, tú sabes, un muerto, uno solo huele muy feo. Nadie se percató", dijo el mecánico, aunque la Fiscalía indicó que el operativo se realizó a partir de denuncias ciudadanas.

Un hombre de 23 años que trabaja en servicios médicos, cercano al crematorio, dijo que llegó a ese lugar hace año y medio y en ese tiempo se dio cuenta de que daban servicios de cremación.

"Había una carroza; últimamente no veíamos funcionamiento. No había nada anormal. Me sorprendió mucho la noticia", expresó.

Aunque algunos locatarios dicen que el crematorio tenía unos dos meses sin funcionar, la Fiscalía explicó en un comunicado que personal de funerarias dijeron que el negocio estaba cerrado desde hace un año por quiebra o fraude hacia los deudores.

Según la dependencia, el crematorio está envuelto en un caso presuntamente de fraude, ya que el establecimiento recibía los cuerpos, no los incineraban y entregaba a los familiares otro tipo de cenizas, además del certificado de incineración.

Por lo pronto la fiscalía estatal envió los cadáveres al Servicio Médico Forense y se les realizarán estudios para determinar la causa legal de la muerte, además de que ya buscan al propietario del lugar.