Con cubetas trataron de sofocar el voraz incendio

Hombres y mujeres insultaron al oficial que intentaba proteger a aquellos voluntarios que querían evitar que las llamas aumentaran.
Los Bomberos no pudieron rescatar al hombre.
Los Bomberos no pudieron rescatar al hombre. (Archivo)

Pachuca

Eran las siete de la noche cuando los vecinos de la calle Rio Hondo en la colonia ISSSTE tomaron las cubetas y botellas con agua y corrieron al domicilio marcado con el número 15 para rociarla al inmueble. Cubetas y botellas eran rellenadas una y otra vez en la toma de agua más cercana y nuevamente emprendían la carrera hacia la casa marcada con el número 15.

Un taxista detuvo su marcha y, solícito, descendió con un pequeño extinguidor que utilizó para tratar de apoyar a los vecinos en su intentona por sofocar las llamas de aquel domicilio. Pero todo esfuerzo era inútil, las llamas parecían cada vez más grandes.

Algunos vecinos hablaron a los bomberos y a la policía para que acudieran con una pipa a controlar el incendio de aquella casa y otros más, asombrados, sólo se asomaban atónitos ante lo que pasaba, no daban crédito y se remitían a pedir auxilio.

Cuando llegó una patrulla de la policía municipal, el agente miró el incendio y de inmediato solicitó el apoyo de Protección Civil, de los bomberos, mientras cerró la circulación en aquella vialidad.

Los vecinos que seguían en el intento por controlar y sofocar las llamas pedían al policía se sumara a los vecinos para echar agua a las llamas que cada vez más crecían en esa casa.

El oficial apegado a los protocolos de actuación en caso de incendio impedía a los vecinos acercarse a la casa, a fuera había dos tanques de gas LP que casi eran alcanzados por las llamas, lo que representaba un peligro más para los habitantes de la calle que intentaban sofocar el fuego con cubetas y equipo contra incendios improvisado.

Los hombres y mujeres comenzaron a insultar al oficial que intentaba proteger aquellos voluntarios que querían evitar que las llamas consumieran el domicilio, sin embargo el oficial evitaba se acercaran al domicilio, hasta que una de ellos alcanzó a gritar que dentro de la casa se encontraba un hombre.

Aquel vecinos dijo al oficial que tenía que hacer algo para rescatar a aquel hombre pues se encontraba convaleciente y no podía valerse por sí mismo para poder salir de la casa.

Envuelto en un dilema, el oficial siguió firme y evitó que las personas se acercaran a la casa hasta que los bomberos llegaran.

Los rescatistas tardaron sólo un par de minutos, pero el fuego se había apoderado de la casa, de las ventanas emanaba humo en principio blanco y conforme pasaban los minutos se tornaba oscuro, negro.

Uno de los traga humo intentó ingresar a la casa para tratar de rescatar al hombre de 84 años que la habitaba al momento del incendio, pero el acceso estaba bloqueado, el fuego y el calor era intento, además primero debía retirar aquellos tanques de gas LP.

Hubo tres intento por ingresar a la vivienda, sin embargo fue imposible el fuego lo devoraba todo no había espacio para nada ahí, era el infierno.

Después de casi 40 minutos de lucha los bomberos vencieron a las llamas, y sofocaron el incendio, cuando los rescatistas ingresaron a la casa ya nada pudieran hacer sólo percibir el olor a carne quemada de una de las habitaciones y llamar el Ministerio Público para notificar la muerte de aquel hombre a quien por enfermedad le habían amputado una pierna.

Afuera los vecino mostraban su furia y repudio con palabras altisonantes para los bomberos por no haber llegado a tiempo a salvar la vida de aquel hombre, pero el odio total se enfocaba a aquel policía que se apegó a los protocolos para tratar de salvar más vidas.

Claves

Para saber

- Las autoridades en principio desconocieron el motivo por el cual se originó el incendio, por lo que la casa quedó bajo resguardo de las autoridades hasta determinar si se trató de un accidente.

- Los hechos causaron revuelo entre los vecinos de la colonia ISSSTE de Pachuca quienes mostraron la inconformidad por el actuar de las autoridades.

- Testigos aseguraron que aquel hombre recientemente le habían amputado una pierna a consecuencia de una enfermedad crónica y que ante ellos era necesario le acompañaran o asistieran.