• Regístrate
Estás leyendo: Cuatro años impune lleva Caso Ciudadela
Comparte esta noticia
Miércoles , 20.06.2018 / 18:52 Hoy

Cuatro años impune lleva Caso Ciudadela

Un juez dictó 7 años de prisión a único detenido por el asesinato de 2 adolescentes que indignó a la sociedad.

Publicidad
Publicidad

Jorge Martínez

En 2013 el verano comenzó gris. Dos familias perdieron a sus hijos adolescentes en un crimen que comenzó en un centro comercial, donde fueron vistos por última vez abordando un taxi.

No aparecerían ya con vida. Sí sus cuerpos, varios días de dolor y angustia después, con la explicación de las autoridades de que los hechos fueron resultado del actuar de delincuentes, por una venganza juvenil extrema.

Y se prometió castigo. Cuatro años después, la justicia no ha llegado para Luis Antonio Ortiz Guerra y Andrés Barba Oliva, ni para las muchas víctimas indirectas. Ni para la sociedad que entonces se indignó por el llamado Caso Ciudadela.

Isaac Álvarez Buenrostro, el único procesado por el doble asesinato fue condenado a pasar siete años de internación en el Centro de Atención Integral Juvenil, lo que representa la pena máxima que contempla la Ley de Justicia Integral para Adolecentes del Estado.

De igual manera, tendrá que recibir tratamiento psicológico durante el tiempo que pase en internamiento.

Previo a esto, una primera sentencia dictada a Isaac, por la misma cantidad de años, fue invalidada gracias al amparo 272/2016, otorgado por el Primer Tribunal Colegiado en Materia Penal debido a que, durante el desahogo de las pruebas, peritos del Instituto Jalisciense de Ciencias Forenses, no realizaron a los cadáveres un examen de tanatología para establecer con exactitud la hora de su muerte.

El único sentenciado en el asesinato de Andrés y Luis se limitó a citar a los dos jóvenes en la plaza Ciudadela, para después, con engaños llevarlos al rancho La Cebada, en el Bosque La Primavera, en donde fueron privados de la vida a golpes y puñaladas por Leonardo Carrasco, hijo del narcotraficante José Ángel Carrasco Coronel “El Changel”, Andrés Vega Tovar y tres adultos más.

Tras la desaparición de los dosjóvenes, el 21 de junio del 2013, suspadres emprendieron su búsqueda, colocando mantas con fotografías.

Los videos de las cámaras de seguridad de la entonces Plaza Ciudadela fueron fundamentales para esclarecer el crimen, debido a que por las imágenes se pudo saber que Andrés, Luise Isaac, abordaron un taxi en el estacionamiento que los condujo al predio La Cebada.

Con la captura de Isaac, la Fiscalía pudo ubicar el sitio donde estaban sepultados los cuerposde los adolescentes.

Prevalece impunidad: CEDHJ

La Comisión Estatal de Derechos Humanos de Jalisco (CEDHJ), en voz del primer visitador general, Javier Perlasca Chávez, lamentó que a cuatro años del Caso Ciudadela prevalezca la impunidad.

"No dejemos de molestarnos, de indignarnos, de dejar que pase como algo normal", apuntó en entrevista con MILENIO Jalisco.

En cuanto a la actuación de la CEDHJ en el caso, el visitador recordó que en 2013 se abrieron dos quejas: 5045 y 5055 por presunto hostigamiento de parte de funcionarios de la Fiscalía k las familias de los entonces adolescentes desaparecidos. Sin embargo estas fueron concluidas al no acreditarse dicha violación a los derechos humanos de los agraviados.

"Nosotros nos encargamos de verificar que efectivamente se hiciera bien la parte (de la actuación) del Ministerio Público especializado en Justicia para Adolescentes, y de todos los involucrados de la Fiscalía que intervinieron en esta situación y nos allegamos de toda la información; independientemente de que hablamos con padre y madre de los respectivos dos muchachos desaparecidos después encontrados muertos", indicó.

Perlasca Chávez aclaró que las quejas no fueron presentadas inicialmente por las familias, sino por una organización civil (Fundación FIND) y que una de las familias no se adhirió a la queja "sólo pidió que se realizara la investigación apegada a derecho y se castigara a los culpables".

La queja 5045/2013 solicitaba en particular certezas en el proceso contra Isaac, entonces adolescente de 17 años y hasta hoy el único detenido y sentenciado por este caso, pues prevalecía el temor de algunos familiares de que no fuera consignado debidamente, facilitando su liberación.

Tras la consignación del menor de edad por privación ilegal de la libertad en la modalidad de secuestro agravado, lo que a criterio de la CEDHJ fue lo correcto en su momento. "Se cubrieron bien las expectativas, se cumplió adecuadamente... y en esa parte, tanto lo dicho por los padres de los afectados como por la investigación hecha en la parte del Ministerio Público en la integración de la averiguación y la detención y consignación de este muchacho se hizo todo correctamente", aseguró.

De este modo, el organismo defensor concluyó la queja el 9 de abril de 2014, pues al pasar a manos de juez esta Comisión de Derechos Humanos no tiene competencia sobre el proceso jurisdiccional en sí (artículo 102 constitucional).

Una tercera queja (5085/2013) fue abierta en favor de los familiares del joven detenido que acusaron hostigamiento de agentes policiales alrededor de su domicilio, siendo ellos ajenos a los hechos en que se involucró a su hijo, la misma se concluyó al no ser ratificada porque ya se había solucionado el motivo de queja.

A cuatro años de distancia el entrevistado dijo que la CEDHJ mantiene "la misma reflexión sobre los hechos que conmovieron no solamente aquí en Jalisco sino a nivel nacional e internacional".

"Aparte de lo lamentable de que dos adolescentes hayan desaparecido y después encontrados muertos, lo que más hay que resaltar aquí es la parte de la prevención sobre los riesgos de las redes sociales, a través de las cuales con una enorme facilidad llevaron a estos muchachitos a salir del centro comercial", acotó, tras insistir en que la prevención nunca sale sobrando.

SRN

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.