Las fechas clave en el caso Tlatlaya

A más de un año de los hechos ocurridos en una bodega de la comunidad de San Pedro Limón, donde 22 civiles murieron, tres militares están detenidos y cuatro fueron liberados.
Sobre al caso Tlatlaya, se han registrado a 93 víctimas directas e indirectas, explica.
La bodega donde ocurrieron los hechos en los que 22 civiles murieron. | Archivo (AFP)

Ciudad de México

La muerte de 22 civiles en una bodega de la comunidad de San Pedro Limón derivó en versiones encontradas entre el gobierno federal e instituciones de derechos humanos, pues mientras el primero defendía al Ejército, las otras acusaban violaciones a las garantías individuales.

A 16 meses de los hechos, un juez ordenó liberar a cuatro de los siete militares encarcelados por participar supuestamente en el enfrentamiento en Tlatlaya. Este es el recuento.

Junio 30, 2014. La Secretaría de la Defensa Nacional informa que en un enfrentamiento entre militares y supuestos integrantes del crimen organizado, ocurrido en una bodega ubicada en el municipio de Tlatlaya, Estado de México, murieron 22 personas (21 hombres y una mujer) y un militar resultó herido, además de que fueron liberadas tres mujeres, quienes dijeron estar privadas de su libertad.

Julio 1, 2014. El gobernador del Estado de México, Eruviel Ávila, reconoce la labor de los militares. "El Ejército en su legítima defensa actuó y abatió a los delincuentes, definitivamente cuando se pierde una vida, de quien sea es de lamentar, pero finalmente podemos ver que el Ejército mexicano actúa con firmeza, con acciones concretas y el gobierno del Estado de México le reconoce su participación y le agradece al acción decidida y contundente del día de ayer".

Julio 8, 2014. La agencia Associated Press (AP) difunde el reportaje firmado por Mark Stevenson en el que se dan a conocer detalles de lo que observaron en la bodega. Indicaron que había pocas marcas de disparos y ningún casquillo. Al menos en cinco lugares de las paredes interiores mostraban el mismo patrón: una o dos marcas de balas rodeadas por un salpullido de sangre, lo que da la apariencia de que algunos de los muertos fueron puestos de pie, contra la pared, al momento de recibir uno o dos tiros, precisos, a la altura del pecho.

Septiembre 17, 2014. La revista Esquire publica la versión de una testigo identificada como "Julia", quien afirma que los militares ejecutaron a los criminales y que solo uno murió en el enfrentamiento.

Septiembre 18, 2014. AP publica una nota donde una mujer relata cómo vio a militares disparar y asesinar a su hija, Erika Gómez González, de 15 años. La menor estaba en el suelo con una herida en la rodilla, los soldados le dieron la vuelta al cuerpo aún con vida y le dispararon más de media docena de veces en el pecho. Después la volvieron a poner boca abajo.

Septiembre 22, 2014. El presidente Enrique Peña Nieto anuncia que la PGR se encargará de investigar las dudas sobre lo ocurrido en la bodega en Tlatlaya. El primer visitador de la CNDH, Marat Paredes, dijo a MILENIO que dos de las tres mujeres rescatadas de la bodega fueron acusadas por la PGR de acopio de armas y delincuencia organizada.

Septiembre 29, 2014. Ocho militares fueron detenidos por la Procuraduría General de Justicia Militar, acusados de infracciones a la disciplina militar, y uno de ellos, con cargo de teniente, también enfrenta el cargo de desobediencia e infracción de deberes.

Octubre 10, 2014. El procurador general de la República, Jesús Murillo Karam, dijo en entrevista para MVS Radio que en un primer enfrentamiento la mayoría de los 22 civiles había muerto; al menos ocho habrían quedado vivos, mismos que fueron asesinados con sus propias armas por tres militares, quienes son acusados de homicidio "con agravante".

Octubre 21, 2014. La CNDH concluye que 15 de los 22 civiles fueron ejecutados por el Ejército y que los soldados alteraron la escena del crimen para simular que todas las muertes ocurrieron en un contexto de enfrentamiento.

Noviembre 3, 2014. La PGR informó que cumplimentó una orden de aprehensión contra siete militares que estuvieron en la bodega. Los militares Alan Fuentes Guadarrama, Julio César Guerrero Cruz, Roberto Acevedo López, Samuel Torres López, Fernando Quintero Millán, Leobardo Hernández Leónides y el teniente Ezequiel Rodríguez Martínez, al mando del grupo, fueron acusados del delito de ejercicio indebido del servicio público.

A Fernando Quintero Millán, Roberto Acevedo López y Leobardo Hernández Leónides, se les atribuye también su presunta responsabilidad en la comisión del delito de abuso de autoridad, homicidio calificado en agravio de ocho personas y alteración ilícita del lugar y vestigios del hecho delictivo. Al teniente Ezequiel Rodríguez Martínez también se le acusó de encubrimiento.

Noviembre 7, 2014. Un juez dicta auto de formal prisión contra los siete militares detenidos.

Julio 2, 2015. A un año de la muerte de los 22 civiles en Tlatlaya, el Centro Pro dio a conocer que los militares que operaban en ese municipio tenían la orden de "abatir delincuentes en horas de oscuridad, ya que el mayor número de delitos se comete en ese horario". En esa ocasión se reveló la identidad de "Julia", una de las tres testigos. Su nombre es Clara Gómez González.

Octubre 5, 2015. Un juez federal ordenó la liberación de cuatro de siete militares encarcelados por presuntamente participar en el enfrentamiento, pues la PGR nunca notificó a los soldados quién los estaba acusando ni les permitió reunirse con sus abogados. La PGR anunció que apelará la resolución emitida por el juez.

Octubre 6, 2015. El Centro Prodh indicó que la liberación de cuatro militares no exonera al Ejército, pues hay otros tres soldados acusados de homicidio; agregó que a Clara Gómez no la han reconocido las autoridades como víctima y que no han dado respuesta eficiente después de que ese organismo presentó el informe en el que se indicaba que los militares tenían la orden de abatir en horas de oscuridad.