La crisis policiaca, por la transición, señala Campa

El subsecretario de Gobernación asegura que México no es más violento que naciones como Guatemala, Colombia, Honduras y El Salvador; reitera que el país no es un “Estado fallido”.
El funcionario federal en el foro sobre democracia en América Latina.
El funcionario federal en el foro sobre democracia en América Latina. (Guillermo Granados/Notimex)

México

Roberto Campa, subsecretario de Prevención de la Secretaría de Gobernación, aceptó que hay una crisis de seguridad en el país, porque las instituciones encargadas de procurarla fueron diseñadas para una realidad en la que no se incluyó el crimen organizado.

“Hay que reconocerlo, hay una serie de factores que tienen que ver con vulnerabilidad institucional; estas debilidades institucionales tienen que ver con policías que fueron diseñadas para otra realidad y un aparato de justicia con estas características o cárceles que hoy estamos intentando recomponer y ajustar”, señaló.

Campa dijo también que “la transición que vivimos en los últimos años implicó también una pérdida de control de esas instituciones”, dijo.

En el cuarto Foro de la Democracia Latinoamericana, indicó que esta problemática no es propia de México, porque se ha presentado en otras naciones, como España.

Aseguró que para abatir los problemas institucionales se deben mejorar las policías, la justicia y las cárceles.

Asimismo, señaló que si bien hay una reducción en los índices delictivos, como el homicidio y el robo con violencia, se debe trabajar más para combatir el secuestro y la extorsión.

El subsecretario recordó que México no es más violento que otras naciones. Precisó que en la crisis de inseguridad de 2012 hubo 22.18 homicidios por cada 100 mil habitantes, mientras que Perú se contabilizaron 24.1, en Ecuador 30.55, en Colombia 31.06, en Guatemala 39.95, en El Salvador 40, en Venezuela 53 y Honduras más de 83.

Campa indicó que México ocupa el lugar 15 entre 34 naciones de la región en cuanto a cifras de violencia. En dicha lista la menor tasa de homicidios por cada 100 mil habitantes son Chile, con 3.14, y Argentina, con 5.5.

“Entonces, no toda la región es igual, como tampoco todo México es igual”, dijo. De acuerdo con ese indicador, en Guerrero la cifra es de 107.96 homicidios por cada 100 mil habitantes, en Chihuahua de 80.03 y en Sinaloa de 70.23. En contraste, en Yucatán haya 2.67 asesinatos por cada 100 mil habitantes, en Hidalgo 4.5 y en Aguascalientes 5.32.

Resaltó que muchos jóvenes forman parte de la operación del crimen organizado, porque las bandas requieren mucha gente para todas sus etapas.

El crimen organizado “requiere de personas, y aquí me parece que tenemos que reconocer también que la crisis de seguridad que hemos vivido está vinculada con factores de riesgo que han hecho que esa delincuencia organizada pueda reclutar una gran cantidad de gente, sobre todo jóvenes”, dijo.

Explicó que como parte del reclutamiento, los criminales necesitan gente para la producción, transporte, comercialización y el blanqueo de capitales.

Insistió que el factor geográfico también agrava el problema de la violencia, pues compartimos una frontera de más de 3 mil kilómetros “con la economía más poderosa del mundo, pero también con la sociedad que consume y requiere la mayor cantidad de drogas en el mundo”.

Refirió que por esa frontera hay un tráfico diario y constante de drogas, de dinero ilegal, de personas y de armas, y ello se traduce en mayores problemas de violencia para diversas regiones del país, pues ahí están las rutas de acceso Estados Unidos.

A pesar de lo anterior, el funcionario federal aseguró que México “está muy lejos de ser un estado fallido”. Por el contrario, aseguró que está en un proceso de cambio y de transformación por la legislación electoral y en el esquema fiscal y financiero.

“Sí, son tiempos de turbulencia, porque son también tiempos de cambio y de reformas”, señaló Campa.

Dicho proceso de transformación, dijo, tiene como reto construir un esquema de coordinación que garantice un Estado suficientemente fuerte para imponer reglas al crimen organizado.

“Creo que el Estado moderno es muy complejo, no estoy seguro de que sea más vulnerable, creo que no, y me parece que estamos muy lejos de un estado fallido. Me parece que es un planteamiento poco serio”.

Como parte de estos esfuerzos, informó que se trabaja en programas de prevención con 75 universidades del país.

Destacó también que el Estado mexicano ha puesto en marcha el Programa Nacional para la Prevención Social de la Violencia y la Delincuencia, que incluye mil 100 colonias agrupadas en los 216 polígonos más peligros del país.

En tanto, dijo que el programa Glorias del Deporte reclutó a un conjunto importante de ex futbolistas para trabajar con jóvenes de entre 14 y 16 años, en las comunidades más peligrosas y violentas del país.

[b]Lista, comisión de atención a víctimas[/b]

tEl Senado tomó protesta a los siete comisionados electos para integrar la Comisión Ejecutiva de Atención a Víctimas, quienes ofrecieron trabajar para depurar el registro de afectados, a fin de actualizarlo, e instaurar cuanto antes el Sistema Nacional de Víctimas.

En la ceremonia donde estuvieron acompañados por familiares y víctimas de la violencia en el sexenio pasado, como Isabel Miranda de Wallace, los comisionados rindieron protesta para periodos escalonados de uno a cinco años.

El ex abogado del Movimiento por la Paz con Justicia y Dignidad, Julio Hernández Barros, ofreció que aun sin recursos trabajarán de inmediato en la depuración del registro de víctimas para actualizarlo, hacerlo público y llevar justicia a las familias de los más de 100 mil asesinados y 30 mil desaparecidos en los años recientes.

“Es una cifra alarmante, preocupante. El país tiene problemas y esta comisión es el reflejo de ello, pero esperamos trabajar siempre al lado de los afectados para implementar el Sistema Nacional de Víctimas”, señaló.

“No debe pasar de los próximos días cuando se instaure”, indicó el penalista. (Angélica Mercado/México)