Violencia cuesta a México hasta 15 por ciento del PIB

Este costo es por daños materiales, atención médica, rehabilitación por discapacidades, servicios de seguridad y desinversiones, entre otros.
Sexta Reunión de Hitos sobre Campaña Mundial de Prevención de Violencia
Sexta Reunión de Hitos sobre Campaña Mundial de Prevención de Violencia (Blanca Valadez)

Ciudad de México

Cada año la violencia le cuesta a México entre ocho y 15 por ciento del Producto Interno Bruto (PIB), reveló la secretaria de Salud, Mercedes Juan López.

Al inaugurar la Sexta Reunión de Hitos sobre Campaña Mundial de Prevención de Violencia, la funcionaria afirmó que la violencia es una enfermedad contagiosa y mortal, pero destacó que es prevenible.

En el Plan Nacional de Desarrollo se propuso reducir en 50 por ciento, hacia el 2020, las defunciones por homicidios, suicidios y accidentes de tránsitos, fundamentalmente porque la violencia tiene un impacto negativo para el desarrollo y economía del país.

Cada año, explicó, “a nuestro país la violencia le cuesta entre el ocho y el 15 por ciento del Producto Interno Bruto en daños materiales, pérdida de productividad, atención médica, rehabilitación por discapacidades, servicios de seguridad y falta de inversiones”.

Juan López consideró alarmante que sectores productivos sean los más afectados por la violencia. Indicó que tan sólo en 2012 fallecieron por diversas causas 59 mil 562 mexicanos, y el homicidio fue la sexta causa de mortalidad dolosa entre jóvenes de 15 a 44 años, cuando en 2006 era la décima causa.

Del total de muertes en 2012, 20 mil 643 fueron por homicidio; 14 mil 343 por accidentes de tránsito; 4 mil 972 por suicidios; 2 mil 315 por caídas; mil 842 por ahogamiento; 548 por quemaduras; mil 43 por envenenamiento y 13 mil 856 por otras causas.

“Es el momento de cambiar este paradigma, es el momento de voltear hacia la ciencia, concretamente hacia la disciplina de la salud pública, para revertir el círculo de violencia”, dijo.

La funcionaria aseguró que las acciones preventivas son de índole social, lo que significa que los gobiernos deben diseñar y aplicar políticas sociales enfocadas en los ámbitos de la familia y la comunidad.

“Para evitar que nuestros niños y jóvenes mueran alcoholizados o drogados por una riña callejera o incluso golpeados dentro de sus propia casa”, comentó, los programas para reducir la violencia deben involucrar no sólo a las autoridades de Seguridad y Defensa, sino también de Educación Pública.

“Tenemos que erradicar todo tipos de violencia, como los que se ejercen contra las mujeres, de adolescentes, en el noviazgo y adultos mayores, que son maltratados incluso por su propia familia, así como evitar más homicidios y suicidios, porque puede ser prevenible”, sostuvo.

En el mundo cada año mueren por violencia 1.5 millones de personas, cuyas edades oscilan entre los 15 y 44 años de edad.

En el marco de la Sexta Reunión de Hitos sobre Campaña Mundial de Prevención de Violencia, la representante de la Organización Mundial de Salud (OMS) en México, Mauren Birminghama, llamó a los países a trabajar en siete estrategias que demuestran que la violencia se puede prevenir.

Señaló que deben desarrollarse habilidades para la vida en los niños y adolescentes; reducir la disponibilidad y el consumo nocivo de alcohol; restringir el acceso a las armas de fuego, las armas blancas y los plaguicidas.

De igual manera, fomentar la igualdad en materia de género para prevenir la violencia contra la mujer; cambiar las normas sociales y culturales que propicien la violencia y establecer programas de identificación, atención y apoyo a las víctimas.

A este encuentro asistieron también el secretario de Relaciones Exteriores, José Antonio Meade, y el subsecretario de Prevención y Participación Ciudadana de la Secretaría de Gobernación, Roberto Campa.