Corte revisará condiciones en penal de máxima seguridad

La Primera Sala de la SCJN revisará las condiciones en que prevalecen los internos del Cefereso número 12, en Ocampo, Guanajuato, donde se presume se violan sus derechos humanos.
La Suprema Corte de Justicia de la Nación declaró inconstitucional un artículo de la Ley para la Protección Integral de Personas Defensoras de Derechos Humanos y Periodistas del Distrito Federal, aprobado en su momento por la ALDF.
La situación al interior del Cefereso será discutida por la Corte. (Cuartoscuro-Archivo)

Ciudad de México

La Primera Sala de la Suprema Corte de Justicia de la Nación ejerció su facultad de atracción para revisar las condiciones en que prevalecen los internos del Centro Federal de Readaptación Social, en Ocampo, Guanajuato, donde se presume se violan sus derechos humanos a través de actos de tortura física y psicológica, sucesos que no son investigados por las autoridades.

El ministro José Ramón Cossío Díaz propuso a sus homólogos atraer el asunto, relacionado con una demanda de amparo de diversas personas recluidas en el mencionado penal de máxima seguridad, quienes alegaron que son víctimas de tortura física y psicológica, incomunicación, vulneración al derecho a la salud, al de acceso a la información, a la reinserción social, a la defensa adecuada y otras omisiones.

El juez federal que conoció en primera instancia sobreseyó en relación con algunos actos y concedió el amparo a ciertos quejosos por vulneraciones a sus derechos a la salud.

Sin embargo, los quejosos interpusieron un recurso de revisión y un Tribunal Colegiado solicitó a la Corte atraer el caso.

Los ministros de la Primera Sala estimaron que por la litis planteada, se trata de un asunto que implica cuestiones de importancia y trascendencia excepcionales, al involucrar como actos reclamados las deplorables condiciones del centro penitenciario de máxima seguridad en el que están recluidos y la vulneración sistemática de sus derechos por parte de las autoridades carcelarias, además del argumento relativo a la tortura física y psicológica atribuido a las autoridades responsables y su falta de investigación.

La Sala puntualizó que si bien es cierto que la Suprema Corte de Justicia de la Nación ha desarrollado parámetros en varios precedentes en cuanto a la prohibición de tortura, en el caso se formula dicho alegato en forma autónoma a un proceso penal concreto, lo que resulta novedoso.

De igual manera, la tortura la hacen derivar de su permanencia entre 22 y 24 horas en una celda de dimensiones reducidas (tres metros por tres metros) sin actividad alguna, lo que plantea el cuestionamiento incluso de si tales actos constituyen verdaderamente “tortura” en el sentido en que esta Suprema Corte ha analizado dicha conducta o, por el contrario, constituyen tratos crueles, inhumanos y degradantes por lo que respecta a las condiciones de la detención carcelaria de los quejosos.

En general, a partir del conocimiento del asunto se podrá estudiar si el juicio de amparo constituye un instrumento idóneo para el análisis de las condiciones de compurgación de la pena de los internos, la falta de trabajo y capacitación laboral, y el sistema de reinserción social, lo que resulta de indudable relevancia.

 

nerc