ENTREVISTA | POR DANIEL HERNÁNDEZ

Saidy López Madre de la menor

El día que Carolina fue sustraída, su mamá fue detenida por la Ministerial, que en 4 días integró, consignó y logró aprehenderla

“Por corrupción en la procuraduría perdí a mi hija”

Carolina con su mamá.
Carolina con su mamá. (Foto: Especial)

Puebla

La complicidad de personal de la Procuraduría General de Justicia (PGJ) permitió que la menor Carolina Fonseca López fuera sustraída por su padre hace casi un año, denunció Saidy López, madre de la menor, quien aseguró en la dependencia sólo le han dado paliativos, pero no han hecho algo relevante para recuperar a su hija, pese a que ya se emitió Alerta Amber la que tardaron un año en activar.
Saidy ha narrado una y otra vez cómo su expareja le quitó a su hija, aunque no había detallado las irregularidades en que incurrieron policías ministeriales, en la agencia del Ministerio Público especializados en delitos sexuales y el juzgado sexto penal que permitieron la sustracción de Carolina de cinco años de edad.
“La sustracción de Carolina no se dio por un problema familiar, no se dio en la calle, no se dio por un pleito de pareja. Ella nunca había vivido con el señor Alejandro Fonseca, yo me separé embarazada y si desde el 31 de enero no he vuelto a ver a mi hija ha sido exclusivamente por corrupción de la Procuraduría, por haberme levantado una averiguación de un delito que no cometí porque nunca hubo una línea de investigación, nunca hubo un citatorio por el delito que se me estaba inculpando.”
Entrevistada por Milenio Puebla, explicó que el cuñado de su expareja, Andrés Ramos Fosado, y su hermana Pilar Fonseca Marín presentaron una denuncia el 27 de diciembre registrada con en la averiguación previa 1174/2012/ASEX de la agencia Especializada en delitos sexuales iniciada por la agente del Ministerio Público Guadalupe Pérez Espinoza, con una velocidad inusitada fue consignada el 31 de diciembre al Juzgado Sexto Penal bajo el proceso penal 449/2013 y del que cinco meses después fue absuelta.
En el juicio que llevaba actualmente su expareja, Alejandro Fonseca Marín, fue notificado de la denuncia, se le enviaron citatorios de comparecencia y se le pidió por medio de oficios que presente a la menor, para ella no hubo notificaciones.
Aunque era temporada vacacional, el 4 de enero, un juez sexto penal ya había otorgado la orden de aprehensión en su contra que se ejecutó hasta el 31 de enero.
Narró que la orden de aprehensión se cumplió hasta esa fecha, porque esperaron a que la menor regresara con ella, pues era la primera temporada larga que se iba con su padre, pues anteriormente la veía sólo por convenios que no superaban las tres veces al año.
El 31 de enero estaba a unas calles del Instituto Andes para llevar a la escuela a su hija cuando fue detenida por elementos de la Policía Ministerial, en ese momento pidió a una madre de familia que llevará a su hija a la escuela y notificó a la institución que tenía un problema y que por la tarde le entregaran a ese misma mujer a Carolina.
Sin embargo, los agentes que hicieron la detención de inmediato avisaron a Fonseca Marín que Saidy estaba detenida para tuviera tiempo de ir a traer a la niña.
En el oficio que presentó ante el juzgado de Xicotepec de Juárez, Fonseca Marín reconoce que el jefe de grupo la Policía Ministerial le notificó los hechos.
“Resulta que el día 31 de enero de 2013, siendo aproximadamente las 11 de la mañana recibí una llamada del jefe de grupo Carlos Alberto Torres, agente de la Policía Ministerial adscrita a la Agencia del Ministerio Público especializada en delito sexuales y violencia intrafamiliar y me notificó que a la señora Saidy López Márquez se le había cumplido una orden de aprehensión y que tenía conocimiento que mi menor hija estaba en el colegio manifestando que se comunicaba para efecto de que viera quien iba por la menor porque la señora antes referida había sido detenida”.
En el juicio por la custodia de la menor Fonseca Marín presentó la boleta de ingreso al reclusorio, lo que para López Márquez confirma la colusión del agente de la Policía Ministerial, pues en esa averiguación previa fue iniciada por familiares de su expareja, por lo que debía tener acceso a esa información.
Dentro del proceso 579/2013 el juez mixto de Xicotepec de Juárez le concedió la guardia y custodia de la menor.
En la resolución a Fonseca Marín se le dictó orden de aprehensión y auto de formal prisión, sin embargo tuvo información, presume de la Policía Ministerial, lo que le sirvió para tramitar un amparo y que ahora ella solicitó la revisión para que la justicia federal revierta el fallo y pueda ser detenido.

PGJ NO ACTÚA

El 30 de diciembre pasado, casi un año después,  la PGJ activó Alerta Amber para la localización de Carolina Fonseca López, su madre asegura que la causa fue la falta de voluntad de la dependencia.
Aunque la menor desapareció el 31 de enero de 2013  para la dependencia los hechos ocurrieron “hace unos días”.
La madre aseguró que no hay voluntad de la dependencia para localizar a la menor pues las acciones han sido mínimas.
“Llevó meses yendo a la Procuraduría, no te voy a decir que no se me ha atendido, que no se me ha escuchado, de ahí a que se hagan las cosas, es como darme un mejoralito, ‘Si señora la estamos escuchando con mucho gusto’, pero de ahí a que realmente haya voluntad para buscar a Caro yo no lo he visto.”
Además, cuando se prepara cualquier acción, Fonseca Marín está preparado pues ya tiene información sobre lo que ocurrirá como sucedió en un cateo hace unos días, cuando llegaron una de las empleadas notificó los hechos por teléfono. “Ya llegaron”, dijo a sus interlocutores.
Ante esto, Saidy López exige que el procurador de justicia, Víctor Carrancá Bourget, tome acciones para la localización de su hija quienes es una de las más buscadas en redes sociales desde el 31 de enero pasado.