“Voy a contrademandar a Yakiri”: presunto agresor

Luis Omar Ramírez, quien denunció a la joven de asesinar a su hermano, lamentó que la vida de su familiar valga 423 mil pesos; para mí no hay justicia: todos se venden. Sólo me quieren amolar, dice.
Luis Omar declaró en la agencia 50 del MP que su hermano llegó a la unidad habitacional donde vivía. Tenía heridas en el cuerpo, mismas que le causaron la muerte. Se desplomó en la entrada. Antes de fallecer, Miguel le indicó quién era su homicida.
Luis Omar declaró en la agencia 50 del MP que su hermano llegó a la unidad habitacional donde vivía. Tenía heridas en el cuerpo, mismas que le causaron la muerte. (Jesús Badillo)

Ciudad de México

Luis Omar Ramírez, quien denunció a Yakiri Rubí Rubio por haber asesinado a su hermano, afirmó que contrademandará la libertad de la joven de 20 años, ya que él sí tiene pruebas de que mató a su familiar.

Consideró que en México no existe la justicia. "Para mí no hay justicia: todos se venden. Yo sí puse mis pruebas (por el asesinato de mi hermano). ¿Por qué me hacen esto? Sólo me quieren amolar".

En entrevista para MILENIO, advirtió que el proceso no se ha terminado. El juicio va a seguir y buscará sus medios para que se haga justicia por la muerte de su hermano.

José Luis Rubio, papá de Yakiri, explicó que su hija fue secuestrada por los hermanos Miguel Ángel y Luis Omar Ramírez a bordo de una motocicleta, el 9 de diciembre. La amagaron con una navaja y la subieron en medio de los dos para llevarla a un hotel en la ciudad de México.

Rubio dijo que Luis Omar salió de la habitación después de atacarla sexualmente. Miguel Ángel se quedó con Yakiri para también abusar de ella. Posteriormente intentó matarla con una navaja. La joven tomó el arma con sus manos, las giró "y enterró el arma en el cuello del sujeto". Miguel Ángel salió del hotel a bordo de su moto y se fue a su casa herido. Según la autopsia tenía 14 apuñaladas, dos de ellas en la yugular. La joven fue encarcelada por homicidio.

Luego de casi tres meses de permanecer presa por el asesinato de su presunto violador, Yakiri salió del penal de Tepepan tras cubrir una fianza de 423 mil 800 pesos, de los cuales 100 mil pertenecen a obligaciones procesales y 323 mil 800 pesos como reparación del daño.

Luis Omar dijo estar preocupado por su vida y la de sus familiares ahora que Yakiri se encuentra libre: "Ella es muy conflictiva, (su familia) investigó mi vida. No se vale, pero voy a contrademandar. Ya me cansé", remató.

Consideró que liberar a la mujer que asesinó a su hermano es una mala decisión, y peor aún que Yakiri busque meterlo a la cárcel cuando él, asegura, no participó en el secuestro y violación que la joven presume.

"Para mí es algo muy malo. Yo no me escondo de nada. La gente me señala. Espero que dios la perdone, porque me quiere perjudicar. Yo como le dije a San Judas (Tadeo) sé que nunca estuve ahí", lamentó.

"Se me hace injusto que una vida, la vida de mi hermano valga 100 mil pesos, o lo que hayan pagado de fianza. Eso no se vale", agregó.

Ayer, ante la noticia de que la joven recuperaría su libertad, la página de Facebook en apoyo a ella, Yakiri Libre, manifestó que "el hermano del agresor de Yakiri lanza una amenaza de matar a la joven cuando salga de la cárcel, los vecinos de la colonia Doctores alertan al señor José Luis Rubio, padre de la joven".

Además, el 19 de diciembre, Yakiri fue trasladada del penal de Santa Martha Acatitla al Centro Penitenciario de Tepepan, luego de reportar que algunas internas eran enviadas por familiares de Miguel Ángel para amenazarla.

Sin embargo, Luis Omar aclaró que las dos amenazas son mentira. Negó que le haya dicho a internas de Santa Martha que agredieran a Yakiri. "Ya no saben qué decir para acusarme. No tengo porqué mandar a nadie; dios sabe porqué hace las cosas", expresó.

Dijo que nadie lo quiere ayudar, "sólo me quieren perjudicar. Tengo mi vida tranquila: no debo nada. Confié en la justicia, pero me falló; en esta vida todo se paga".

Exigió a Yakiri y a sus familiares "que me dejen vivir en paz. Recordó que en estos casi tres meses de que murió su hermano, su vida "ha sido un infierno. No tengo trabajo, molestan a mi hijo, me tachan de violador".

Luis Omar resaltó que no tiene porqué esconderse. "No tengo porqué irme. Aquí sigo. Aquí es mi casa. No he hecho nada malo. No sé qué corazón tenga esa mujer (Yakiri)".

Recordó que cuando la joven estaba en Santa Martha, él acudió a un careo. Le dijo frente a frente que no había participado en su supuesto secuestro, ni en el hotel. "Ella sabía que no estuve ahí".

"Si yo la hubiera violado lo habría dicho en el momento que estuvimos en el MP, pero ella lo único que hizo fue amenazarme", dijo.