A conserje violador, 467 años de cárcel

Su pena y la de otros cinco ex empleados del plantel Andrés Ramírez, entre ellos quien era la directora y el auxiliar de ésta, suman 811 años.

México

Un juez emitió una inédita sentencia conjunta de 811 años y ocho meses de prisión contra seis empleados de la Secretaría de Educación Pública (SEP) que en 2011 agredieron sexualmente a varios niños del kínder Andrés Oscoy Ramírez, en la Ciudad de México.

Entre ellos están la directora y el conserje del plantel, este último recibió una condena sin precedente de 467 años y tres meses de cárcel; los sentenciados laboraban en el plantel de la colonia Santa Cruz Meyehualco, delegación Iztapalapa.

La Procuraduría General de la República (PGR) informó que de acuerdo con la indagatoria, los ahora sentenciados laboraban en el jardín de niños “y aprovechándose de la confianza y la relación con los menores, ejecutaron actos sexuales en agravio de varios de ellos”.

A partir de la denuncia de los padres de 25 niñas y niños, el Ministerio Público de la Federación llevó a cabo la investigación hasta que acreditó las acusaciones, por lo que el juez  séptimo de Distrito de Procesos Penales Federales, con residencia en la Ciudad de México emitió sentencia.

Saúl Blancas Tamayo, conserje de la escuela, fue hallado culpable y sentenciado a 467 años y tres meses de prisión, así como a una multa por un millón 233 mil pesos, por los delitos de corrupción de menores y violación equiparada en agravio de 18 menores de edad.

María de la Luz Cano Martínez, directora del kínder, recibió una condena de 88 años por los delitos de violación equiparada, pederastia y encubrimiento por favorecimiento.

José “N”, auxiliar de la dirección, recibió pena de 81 años nueve meses, así como multa de 328 mil 958 pesos; Martha Leticia “N”, asistente de servicio y mantenimiento, pasará en prisión 36 años nueve meses, y deberá cubrir una multa de 129 mil 288 pesos.

Sergio Osvaldo “N” y Daniel Aníbal “N”, quienes prestaban su servicio social en el plantel, purgarán cada uno 68 años nueve meses, y se les impusieron multas de 199 mil 673 pesos.

Estas sentencias se dieron un día después de que al ex policía capitalino Abraham Torres Tranquilino se le impuso una pena de 315 años prisión por su responsabilidad en el homicidio de cinco personas en un departamento de la colonia Narvarte, ocurrido en julio de 2015.

MAYOR SEGURIDAD

Por otra parte, Azael Ruiz, subsecretario del Sistema Penitenciario de la Ciudad de México, reconoció fallas para abolir la venta y consumo de drogas al interior de las cárceles, pero aseguró que ya trabajan para garantizar mayor seguridad en éstos.

“El plan incluye optimizar el sistema de circuito cerrado y aplicar con mayor rigor los exámenes de control de confianza a los custodios, e incluso cambiar las normas que no estén funcionando adecuadamente”, precisó.

Para estas mejoras, dijo que gestionan el presupuesto necesario, además de que mantienen los operativos para decomisar sustancias y objetos que resultan prohibidos para los reclusos.

El funcionario dejó en claro que continúa en marcha el proyecto para que aquellos que cometan conductas delictivas al interior de los penal sean puestos a disposición de la Procuraduría General de la República y les inicien nuevas carpetas de investigación.

“Los resultados que hemos tenido hasta el momento no han sido los esperados, por ello se nos pide aumentar la efectividad con la implementación de estos proyectos”, admitió.