• Regístrate
Estás leyendo: Confirman identidad de menor y una muerte violenta
Comparte esta noticia

Confirman identidad de menor y una muerte violenta

Una contusión profunda de cráneo y tórax fue lo que ocasionó el fallecimiento del adolescente.

Publicidad
Publicidad

La Fiscalía General del Estado concluyó los estudios comparativos de ADN y confirmó que los restos encontrados el martes en un baldío de Santa Catarina, corresponden al joven Luis Manuel Espino, quien desapareció el pasado 2 de marzo.

Los análisis efectuados en el Servicio Médico Forense también demostraron que las autoridades se encuentran ante un hecho delictivo, pues el adolescente murió de manera violenta.

TE RECOMENDAMOS: Investigan a implicados en fallido 'plagio'

La autopsia reveló que Espino Ramírez falleció a causa de una contusión profunda de cráneo y tórax, pero hasta ahora se desconoce cómo fue golpeado.

Trascendió que entre el miércoles y el jueves fueron entregados los restos del menor a sus familiares, y ellos solicitaron la inmediata cremación.

Mientras tanto, la Agencia Estatal de Investigaciones trata de esclarecer los hechos y ha entrevistado a algunos de los deudos, vecinos y amigos de la víctima.

Algunas versiones motivaron que se sospechara de un vicioso de 18 años que habita por la calle Coahuiltecos, a unos 500 metros de donde radicaba Espino Ramírez.

Sin embargo, hasta el momento no se han encontrado indicios firmes que hagan presumir la participación de dicha persona en la muerte del estudiante de preparatoria.

Luis Manuel, quien tenía su vivienda en la colonia Infonavit Huasteca, en Santa Catarina, desapareció la noche del 2 de marzo, cuando fue a ver a su papá, a tan sólo dos cuadras.

Desde ese momento nada se supo de él. Sus seres queridos lo buscaron incansablemente, y las autoridades emitieron la alerta de búsqueda.

Durante más de tres semanas sus familiares vivieron en medio del temor y la zozobra, al no conocer su paradero. Recibieron varias llamadas de personas imprudentes que les dieron datos falsos.

También se comunicaron con ellos desde un penal de Jalisco, indicándoles que debían pagar una fuerte suma para saber dónde estaba el menor.

Inclusive alguien 'sin corazón' dejó una cruz de madera afuera de la casa, unas dos semanas después de la desaparición.

Finalmente, el cuerpo de Luis fue localizado la mañana del martes 27 de marzo en una especie de zanja, junto a la barda del fraccionamiento privado Pedregal de la Huasteca, a poco más de un kilómetro de su casa.

Fue una persona que iba a caballo quien efectuó el hallazgo, luego de que el equino se aferraba a acercarse al punto de donde emanaban olores fétidos.

Es un misterio la forma o las circunstancias en las que la víctima llegó o fue llevada hasta ese sitio, pues no solía recorrerlo o frecuentarlo.

fsad

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.