No confiamos en la Procuraduría: padres de Benazir

La PGJE "ha sido y seguirá siendo omisa", comentaron los padres de la joven que falleciera tras ser arrojada de un auto en movimiento en 2005; el principal indiciado fue liberado la semana pasada
Fernando Emmanuel Valencia Pérez
(Especial)

Tijuana

Manuel Chavolla y Sara Ruiz, padres de Benazir Sara Chavolla Ruiz, quien falleció en 2005 tras ser arrojada de un auto en movimiento y arrollada, lamentaron que la Procuraduría de Justicia del estado (PGJE) no haya integrado adecuadamente el expediente del caso de su hija, lo que resultó en la liberación la semana pasada de Fernando Emmanuel Valencia Pérez, principal indiciado y de lo cual, además, no fueron notificados y se enteraron por los medios de comunicación.

En entrevista por Milenio Radio, los padres de Benazir Sara comentaron estar seguros de que se está protegiendo a los copartícipes del crimen de su hija, y comentaron que tienen información de que pudieran estar involucrados "nombres de gente de familia aquí en Tijuana", aunque aceptaron no tener pruebas de ello.

"Probablemente el indiciado es el que menos culpa (tiene)", comentaron; "la Procuraduría ha sido y seguirá siendo omisa...no confiamos en la procuraduría", lamentaron, ahondando sobre la mala integración del expediente, al cual, aseguraron, no se incluyeron "4 o 5 pruebas determinantes" como unos cinchos de plástico encontrados en un cateo a la casa de Fernando Emmanuel, similares a los que fueron usados para amarrar a Benazir.

Asimismo, la madre de la víctima expuso que tampoco fue integrada la declaración de Fernando Emmanuel ni las pruebas que ellos mismos intentaron añadir al expediente, lo cual no les fue permitido. Lamentaron que el 98 por ciento de los casos no se resuelva satisfactoriamente para la víctima o su familia por problemas similares.

Chavolla además comentó que a una semana de la liberación del presunto asesino de su hija, "ya debería haberse presentado un recurso, un amparo en contra de la resolución" y esto no ha sucedido; "¿dónde está el gobernador?", cuestionaron.

Chavolla y Ruiz reiteraron tener poca confianza en las autoridades locales y consideraron que el caso de su hija se resolvió no en términos legales, sino en términos políticos; "hay protección política", sostuvieron.