• Regístrate
Estás leyendo: Choca conductora ebria y la dejan ir a casa
Comparte esta noticia
Viernes , 17.08.2018 / 18:43 Hoy

Choca conductora ebria y la dejan ir a casa

Pese a que le realizaron los exámenes médicos que indicaron 4.6 grados de alcohol en su sangre no fue detenida.

Publicidad
Publicidad

Una conductora en completo estado de ebriedad provocó un aparatoso accidente en la avenida Universidad al impactarse contra el camellón central y posteriormente chocar contra un automóvil que venía detrás de ella.

Fue alrededor de las 22:30 horas del pasado domingo cuando la conductora identificada como Beatriz Soriano Castro circulaba por la avenida Universidad y a la altura de calle Gonzalitos, en la colonia Chapultepec, perdió el control de su automóvil Tsuru al cambiarse de carril y se estrelló contra el camellón.

De acuerdo a la versión de testigos, el vehículo giró y en ese momento se estrelló contra un automóvil March que circulaba en el mismo carril y aunque el conductor trató de evitar el impacto, el Tsuru lo alcanzó y golpeó en el lado izquierdo frontal.

El conductor afectado, identificado como Maximiliano Hernández Loredo, de 21 años de edad, dijo que conducía a una velocidad moderada y observó cuando el carro se estrellaba contra el camellón y luego giró entre los dos carriles secundarios para posteriormente chocarlo.

TE RECOMENDAMOS: Muere motociclista en Apodaca

En el automóvil la conductora, presunta responsable del accidente, iba acompañada de su esposo y de dos niñas, aparentemente sus hijas, una de las cuales resultó con golpes y una lesión en el labio superior, pero a la llegada de los paramédicos, las menores ya habían sido trasladado por su cuenta a una clínica particular, ya que el auto Tsuru no contaba con seguro.

Tras el impacto, los testigos se encargaron de ayudar a las víctimas, mientras llegaba el auxilio médico, y el tráfico se vio obstruido por unos minutos hasta que llegaron elementos de Tránsito de San Nicolás.

Al revisar el vehículo fueron encontradas algunas latas de cerveza, mientras que el oficial que tomó conocimiento, Félix Ibarra Martínez, trasladó a ambos conductores a que les practicaran los dictámenes médicos correspondientes.

De acuerdo al parte de Tránsito 109038, Maximiliano Hernández salió negativo de alcohol, mientras que Beatriz Soriano Castro resultó con 4.6 grados de alcohol, lo que significa ebriedad completa, y a pesar de esa agravante no fue retenida por las autoridades viales y se retiró con su familia del edificio del Servicio Médico de San Nicolás.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.