Que los soldados no se vayan de Chilpancingo: alcalde

El presidente municipal de Chilpancingo, Marco Antonio Leyva Mena, aseguró que sin la presencia del Ejército en la región la violencia crecería.
Los soldados estuvieron presentes para controlar el desalojo.
Elementos del Ejército Mexicano realizan patrullajes y operativos en Guerrero continuamente. (Foto: Roberto Alanis)

Chilpancingo, Guerrero

El presidente municipal de Chilpancingo, Marco Antonio Leyva Mena, solicitó al gobierno de la República que reconsidere la postura en el sentido de sacar a los soldados de las calles y regresarlos a sus cuarteles.

Esto, luego de que el titular de la Secretaría de Defensa, Salvador Cienfuegos, refiriera que los militares no existen para combatir el crimen, sino para salvaguardar la soberanía nacional.

El edil refirió que al menos en la capital de Guerrero la población podría quedarse indefensa ante la actuación del crimen organizado si es que los soldados dejaran de realizar labores de seguridad.

Entrevistado en el marco de una jornada de trabajo comunitario, en la avenida Heroínas del Sur, el jefe de cabildo reconoció que por mandato constitucional el Ejército Mexicano no está facultado para realizar actividades de seguridad pública, aunque hasta el momento sólo se ha tenido como acompañante.

Sin embargo, destacó que es importante que los integrantes del Poder Legislativo federal hagan una revisión del texto actual de la Constitución para permitir que se mantenga firme el trabajo encaminado a desmantelar a los grupos del crimen organizado.

Dicha revisión, dijo, debe hacerse también con el entendido de que no se debe sobredimensionar las atribuciones del Ejercito Mexicano, para no dejar abierta la posibilidad de que se cometan violaciones graves a los derechos humanos de las personas.

Sin embargo, destacó que una retirada de los soldados podría empeorar la situación de seguridad en el país.

Solo en Chilpancingo, dijo, se han realizado más de 30 operativos con el acompañamiento de soldados del 50 batallón de infantería, lo que ha sido un respaldo importante.

Reconoció que los niveles de violencia no van a detenerse sólo con el empleo de la fuerza policial y militar, ya que también se necesario promover la cultura y el deporte para sembrar una práctica sistemática de prevención del delito.

El presidente Enrique Peña ha asegurado que el Ejército continuará en tareas de seguridad, aún si no es su primera responsabilidad.


ERM