Dueño de cervecera en García fue acusado de homicidio en 1988

Javier Flores Saldívar, procurador del Estado, confirmó que Jesús Perales tuvo una orden de aprehensión por presuntamente haber asesinado a una persona en San Pedro, pero esta fue cancelada.

Monterrey

Jesús Perales, dueño del depósito de cerveza donde fueron asesinadas diez personas, en el municipio de García, tuvo antecedentes con las autoridades, presuntamente por haber asesinado en 1988 a una persona.

El Procurador del Estado, Javier Flores Saldívar, confirmó en entrevista para Telediario Nocturno que en aquel tiempo existió una orden de aprehensión contra Perales, pero esta habría sido cancelada.

"Fue un caso que aconteció en 1988 y sí existía la orden de aprehensión, la misma fue cancelada, no tengo el dato preciso porque son archivos muy viejos, pero seguramente fue por orden de una autoridad judicial", indicó el procurador.

De acuerdo con la información, en 1988 Perales supuestamente asesinó de ocho tiros al doctor Salvador Vargas Lugo en la colonia del Valle, datos firmados por Alejandro Vargas Licona, supuesto hermano de la víctima.

"En días pasados fueron encontradas 10 personas sin vida en un depósito de cerveza corona propiedad del doctor Jesús Perales, quien en el año 1988 asesinara de 8 tiros a mi hermano el doctor Salvador Vargas Lugo en las afueras del bar Bourbon, en la Colonia del Valle. Hecho por el cual Jesús Perales tuvo que huir del país y, es aquí donde valdría la pena preguntarse, ¿cómo fue que volvió a la ciudad sin mayores problemas con la ley? ¿Quién le regresó su libertad y a costa de qué o de cuánto? Atentamente: Lic. Alejandro Vargas Licona", narraba el correo.

Ante el desconocimiento de detalles sobre dicho expediente de 1988, Flores Saldívar comentó que se revisarán los datos para confirmar o descartar versiones.

"Lo que puedo decir en ese asunto es que no existe esa orden de aprehensión (actualmente) habría que investigar qué autoridad judicial fue quien canceló la misma", mencionó Flores Saldívar.

Actualmente las autoridades mantienen abierta la comparecencia a la espera de que el dueño del establecimiento acuda a realizar su declaración sobre el asesinato de las 10 personas en su negocio.