Hay certeza legal de que los normalistas fueron muertos: PGR

En conferencia de prensa, el procurador Jesús Murillo Karam dijo que hay evidencias de que los estudiantes fueron privados de la libertad, de la vida, incinerados y arrojados al río.

Ciudad de México

El procurador general de la República, Jesús Murillo Karam, afirmó que existe la certeza legal de que los estudiantes de la Normal Rural de Ayotzinapa "fueron muertos".

En conferencia de prensa, en la que están el procurador Murillo Karam y el director de la Agencia de Investigación Criminal de la PGR, Tomás Zerón, se expusieron fotografías y videos de la reconstrucción del caso, así como las declaraciones de Felipe Rodríguez Salgado, El Cepillo, detenido el 15 de enero pasado.

Tomás Zerón afirmó que esta detención fue clave y que gracias a sus declaraciones, que coinciden con las del resto de los detenidos, se concluyó que el grupo Guerreros Unidos detuvo a los estudiantes, los llevó al basurero de Cocula, los ejecutó e incineró, porque creyeron que pertenecían al grupo antagónico de Los Rojos.

De acuerdo con Zerón, el 26 de septiembre del 2014, Felipe Rodríguez Salgado, quien fungía como jefe de sicarios de Guerreros Unidos en la región, recibió una llamada en la que le fue informado que un grupo antagónico estaba en Iguala y le serían entregados paquetes, "sustantivo utilizado para los enemigos cuando eran capturados".

El director de la Agencia de Investigación Criminal mostró una gráfica de la distancia entre Cocula e Iguala, la cual es de 8.1 kilómetros por tierra y en la que, según la imagen, "no hay ninguna casa, lo que imposibilitó que algún habitante pudiera ver el incendio".

Dijo que el grupo de Guerreros Unidos tenía una cadena de mando establecida, en la que quien daba órdenes a un subordinado solo se le conocía por el apodo, para garantizar la supervivencia de la organización.

En la rama delictiva participaban, dijo, delincuentes y servidores públicos, especialmente policías encabezados por el alcalde de Iguala, José Luis Abarca, y su esposa María de los Ángeles Pineda.

El nivel de participación y roles de los involucrados en la desaparición de normalistas fueron distintos, ya que los primeros participantes no conocieron el destino de las víctimas, por lo que hay autores materiales e intelectuales, dijo Zerón.

El procurador Jesús Murillo Karam dijo que la confesión de El Cepillo es una más de las declaraciones que tiene la PGR de criminales, además de las pruebas y evidencias.

"Las declaraciones vertidas por los detenidos y que fueron confirmadas por los elementos materiales, dictámenes científicos, pruebas periciales, testimonios y confesiones, en números que ustedes van a escuchar en estos momentos, dejan clara la dimensión y la profundidad de la investigación, dándonos la posibilidad y la certeza legal de que los normalistas fueron muertos en la circunstancias descritas", dijo Murillo Karam.

Murillo Karam dijo que hay 39 confesiones de policías y de quienes actuaron materialmente; 487 peritajes, 386 declaraciones y 153 inspecciones ministeriales "todas vinculadas y consistentes para ratificar los hechos aquí señalados".

"Los restos pasaron por deshidratación, descomposición y fusión en su mayoría reduciéndose a cenizas", describió Murillo Karam.

Afirmó que lo encontrado en el basurero de Cocula, las pruebas científicas practicadas y las declaraciones "corroboran las versiones y comprueban la presencia de un numeroso grupo de personas que fueron privados de la vida en el lugar".

Murillo Karam recordó que 17 muestras óseas fueron enviadas a la Universidad de Innsbruck, en Austria, donde se identificó el perfil genético de Alexander Mora, "con lo que se comprueba a plenitud" lo que ocurrió en el basurero de Cocula.

A las 16 muestras óseas restantes, seleccionadas de entre 60 mil fragmentos, se les aplicó el método mitocondrial en el que no pudo identificarse suficiente material genético para hacer la identificación de ADN.

Ahora, explicó, la Universidad de Innsbruck realizará una secuenciación masivamente paralela, que es "lo último en la ciencia para intentar si es posible obtener el ADN de ellos".

"El gobierno de la República lamenta profundamente estos hechos y nos solidarizamos, como el primer día, con el dolor de las familia", dijo Murillo Karam.

Afirmó que se continuará persiguiendo a los responsables y la PGR trabajará para mostrar las pruebas para que "se les aplique una pena que no solo sea razonable, sino suficiente para que estos hechos no puedan repetirse".

Murillo Karam dijo que a los responsables se les acusa de secuestro agravado y el agravante es el homicidio, con esto se busca que "se aplique la pena más alta".

"Estamos integrando las averiguaciones para que también sean por los delitos que en cada caso resulten".

El procurador aclaró que todos los estudiantes "iban para el boteo o para tomar camiones para el 2 de octubre".

Dijo que los detenidos han declarado estar "sorprendidos y reclamándole" al que los llevó para que les dijera a qué iban.

"Yo creo que los jóvenes querían ser maestros. Yo los veo como las víctimas más dolorosas de todo este proceso", dijo.


Video de la reconstrucción de los hechos del caso Iguala: