CNDH: normalista Julio César Mondragón no fue desollado

La Comisión informó que el estudiante fue golpeado y asesinado con diferentes objetos por unas once personas, y que fue mordido por roedores y perros en cara y cuello después de ser asesinado.

Ciudad de México

El normalista de Ayotzinapa, Julio César Mondragón Fontes, fue golpeado con diferentes objetos por unas once personas y murió por traumatísmo craneoencefálico, pero no fue desollado, sino mordido por roedores y perros después de ser asesinado, dijo la Comisión Nacional de los Derechos Humanos.

"Para la CNDH, las lesiones en cara y cuello fueron producidas por fauna depredadora. Las investigaciones no sustentan conclusión diversa", dijo José Trinidad Larrieta, titular de la Oficina Especial para el Caso Iguala, en conferencia de prensa para presentar el reporte sobre el avance de las investigaciones.

Militares hallaron muerto a Mondragón Fontes el 27 de septiembre de 2014 en Iguala, Guerrero, tras los ataques que dejaron seis muertos y 43 normalistas de Ayotzinapa desaparecidos.

La Comisión descartó la posibilidad de que el estudiante haya sido desollado antes de ser asesinado o que haya recibido impactos de bala. "No indica que haya sido un desprendimiento intencional de la piel", dijo.

Explicó que la ausencia de piel en rostro y cuello del cadáver de Julio César Mondragón "fue por intrusión de fauna depredadora; no hubo acción humana".

Indicó que al normalista "le fueron ocasionadas 64 fracturas" y que fue asesinado en el mismo lugar donde fue hallado el cadáver; solo fue removido de su posición.

Aseguró que Mondragón fue "golpeado brutalmente con saña y crueldad, por la acción conjuntamente en que fue agredido y sometido por más de un victimario" y que intentó defenderse.

Pide a PGR investigar tortura

Larrieta dijo que "se comprobó la presencia de múltiples lesiones provocadas antes de la muerte", como moretones y raspones, lo que confirma que "desde la perspectiva de derechos humanos Julio César Mondragón Fontes fue víctima de tortura física (...) con la acción conjunta de miembros de la delincuencia organizada y servidores públicos de Iguala".

Explicó que "de acuerdo con el expediente, (Víctor Hugo Benítez Palacios, 'El Tilo', integrante de Guerreros Unidos) es quien pudiera dar luz, quien pudiera dar información precisa sobre el móvil" del ataque a los normalistas de Ayotzinapa y, particularmente, sobre la tortura y homicidio de Mondragón Fontes.

Pidió a la Procuraduría General de la República investigar la tortura contra Mondragón, porque "nadie es procesado por ese delito, a pesar de que hay una violación fragante".

"En el caso específico de los 11 involucrados, son 10 de la delincuencia organizada, uno de la Secretaría de Seguridad Pública y Protección Civil de Iguala", dijo.

Dicha indagatoria sobre tortura, dijo, no debe ser sólo para los 11 ligados en el caso de Mondragón, sino para todos los que están siendo investigados por el delito de homicidio.

PGR analizará nuevas conclusiones

La Procuraduría General de la República anunció que analizará las nuevas observaciones y propuestas contenidas en el reporte de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos que hoy hizo público sobre el Caso Iguala, para la atención que corresponda en el ámbito de sus atribuciones.

La institución que preside Arely Gómez González reiteró su compromiso de mantener una investigación exhaustiva que permita esclarecer de forma integral, los hechos ocurridos en Iguala, Guerrero, el 26 y 27 de septiembre de 2014, que dejaron varios muertos y la desaparición de los 43 normalistas de Ayotzinapa.

Conclusiones del EAAF 

En la segunda autopsia, el Equipo Argentino de Antropología Forense concluyó que los restos que la Procuraduría de Guerrero analizó en 2014 son de Julio César, que la muerte se produjo como consecuencia de traumatismo craneoencefálico por instrumento contundente y que documentaron por lo menos 12 costillas fracturadas.

Además de que en el segundo examen, el EAAF encontró fracturas en dos vértebras dorsales y en una vértebra lumbar que no se habían reportado anteriormente.

Explicó que documentó hemorragias en cerebro, pulmones, omentum -peritoneo adyacente a estómago- e intestino y posible daño en uno de los riñones y que no se encontraron lesiones como las causadas por proyectil de arma de fuego.

Señaló que debido a que pasó ya más de un año de que Julio César murió y fue enterrado, además de las diferentes intenciones médico forenses, "los restos ya no se encuentran en las mismas condiciones para su examen que en septiembre del 2014 cuando sucedió el homicidio y no nos permite ahondar en mayor detalle" sobre la sospecha de que tenía una herida en el cuello producida con un instrumento cortante.

Indicó que el Ministerio Público y las autoridades judiciales deben determinar la existencia de tortura al normalista.