Investigar tráfico de drogas esclarecería caso Iguala: GIEI

El Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes reconoció la labor del nuevo grupo de investigación de la PGR y los avances que se están dando en el caso.
El Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes de la CIDH dio una conferencia de prensa sobre el avance en sus investigaciones sobre el caso Ayotzinapa.
El Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes de la CIDH dio una conferencia de prensa sobre el avance en sus investigaciones sobre el caso Ayotzinapa. (Cuartoscuro)

Ciudad de México

El Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes informó que la línea de investigación sobre el tráfico de drogas entre Iguala y Chicago, puede ayudar a esclarecer la desaparición de los 43 normalistas de Ayotzinapa ocurrida en septiembre de 2014.

"El GIEI considera que esta información relativa a un caso judicial sobre tráfico de drogas entre Iguala y Chicago puede contribuir al esclarecimiento del caso", afirmó Ángela Buitrago, miembro del GIEI.

En conferencia de prensa, los expertos acusaron que la investigación sobre la desaparición de los 43 normalistas se ha fragmentado en al menos 12 averiguaciones previas, lo que ha dificultado el esclarecimiento de los hechos.

Sin embargo, el GIEI reconoció los avances que se están dando en la investigación del caso Ayotzinapa.

"El Grupo reconoce la labor del nuevo equipo de investigación de la PGR desde mediados de noviembre y su disposición al trabajo conjunto que se ha dado en los primeros tres meses de su constitución".

De igual manera, los expertos dijeron que la Procuraduría General de la República y la Subprocuraduría Especializada en Investigación de Delincuencia Organizada (SEIDO), no les ha dado acceso a las declaraciones de algunos de los detenidos por el caso, entre ellas, las del Gildardo López Astudillo "El Gil", además de que no han recibido documentos, ni fotografías del batallón 27 de Iguala, quienes recabaron información del día del ataque.

"Se han realizado distintas detenciones, como la de Gildardo López, que son relevantes para el caso. Sus declaraciones fueron solicitadas por nosotros para el informe y éstas y otras pruebas no están dentro del expediente del caso, sino en averiguaciones abiertas por la SEIDO y a las que no hemos tenido acceso", mencionó Ángela Paz y Paz.

Los expertos dijeron que solicitaron a la PGR investigar las filtraciones que se han hecho a los medios sobre la desaparición de los estudiantes, ya que algunas son falsas.

"Las filtraciones del caso Ayotzinapa no responden a las verdad que se dice en las declaraciones de los detenidos. Mientras que en los medios se dice que algunos implicados sí han declarado, en realidad se reservaron su derecho a declarar", explicó Paz y Paz.

Además, afirmaron que la quinta versión de que 17 normalistas fueron incinerados en el basurero de Cocula "no se sustenta en declaraciones o elementos de convicción", por lo que descartaron esa información.

Sobre el hallazgo de dos cuerpos en una fosa clandestina en el Canal Grande, los expertos dijeron que no pertenecen a los normalistas, ya que el estado de descomposición no corresponde al de los estudiantes de Ayotzinapa.

Durante su exposición, Alejandro Valencia detalló que una investigación rápida hubiera evitado mayor sufrimiento a la familia de Julio César Mondragón, quien fue asesinado entre el 26 y 27 de septiembre en Iguala.

"Se ha alertado a la PGR la necesidad de aportar nuevos elementos de prueba para evitar este tipo de problemas. Es importante resaltar que han aumentado los impactos en las víctimas por el largo proceso de espera para muestras de ADN, lo que ha arrojado sufrimiento a la familia. Este caso muestra el impacto de la burocracia, las excesivas normas procesales y la falta de sensibilidad de las autoridades en dicha práctica. Una respuesta ágil y rápida hubiera evitado sufrimiento a la familia", reiteró.

El Grupo dijo que continúa trabajando con los representantes del Estado y las víctimas para llevar a cabo la atención de las personas que resultaron afectadas por el caso y sus familiares, pero reiteró que corresponde al Estado el esclarecimiento de lo sucedido el 26 y 27 de septiembre de 2014 en Iguala, por lo que ellos sólo están para ayudar al caso.