Caso Heaven: venganza que terminó en múltiple homicidio

En cuatro días se cumple un año de que 13 jóvenes fueron plagiados del bar Heaven y asesinados en un rancho del Edomex. Hoy fue detenido el presunto autor intelectual del crimen.
Los cuerpos de los desaparecidos del bar Heaven de la Zona Rosa fueron hallados en una fosa clandestina en Tlalmanalco, Estado de México.
Los cuerpos de los desaparecidos del bar Heaven de la Zona Rosa fueron hallados en una fosa clandestina en Tlalmanalco, Estado de México. (Archivo)

Ciudad de México

El 26 de mayo de 2013, 13 jóvenes desaparecieron del bar Heaven de la Zona Rosa. Tres meses después, el 23 de agosto, sus cuerpos fueron encontrados en una fosa clandestina en Tlalmanalco, Estado de México.

A casi un año de ese hecho y tras varios peritajes, los cuerpos de las víctimas fueron entregados a sus familiares, solo uno sigue en poder de las autoridades.

En cuanto a los responsables del múltiple homicidio, hasta el pasado 6 de mayo había 23 detenidos. Hoy se anunció la aprehensión de José Javier Rodríguez Fuentes, El Javi, presunto autor intelectual.


El asesinato que desató el caso

Era viernes por la madrugada. Horacio Vite Ángel, El Chaparro, repartidor de droga de la banda La Unión de Insurgentes, estaba en el bar Black, en la colonia Condesa.

Ahí fue sorprendido por integrantes de la banda rival, La Unión de Tepito. Iban El Colosio, El Berna, El Grande, El Richard, El Ratón, El Pescado y El Pecas, Brayan Enrique Torres Razo, detenido el 29 de junio.

Amenazaron a Vite Ángel y lo obligaron a salir. En la calle, fue orillado a una jardinera. Lo hicieron hincarse.

El viernes 24 de mayo, a las 05:30 horas, El Chaparro, de 38 años, fue encontrado recostado en un árbol en las inmediaciones del bar Black, con dos impactos de arma de fuego en la cabeza y en sus bolsillos algunos envoltorios con drogas.

Se enteraron El Javi y Chucho Carmona, líderes de La Unión de Insurgentes. Su asesinato derivaría en venganza, según declaraciones de El Pecas.

Javier Joel Rodríguez Fuentes, El Javi, presunto líder de La Unión de Insurgentes (también conocida como La Unión Condesa), junto con Ernesto Espinoza Lobo y Jesús Carmona, líderes de Los Lobos, orquestarían la venganza, según dijo Armando Hernández Gómez, El Ostión, a la Procuraduría General de Justicia del Distrito Federal.


La venganza

Para la noche del sábado 25 de mayo el plan estaba concretado: Espinoza Lobo, líder de Los Lobos, ordenó que nadie de ese barrio entrara al bar Heaven, según declaró El Ostión a la PGJDF.

Gabriel Carrasco Ilizaliturri, El Diablo, jefe de seguridad del Heaven, presuntamente sabía que iban a levantar a los tepiteños cuando estuvieran en el bar, ya que según su declaración, los dueños del antro les pidieron ayuda para ejecutar el plagio.

Mario y Dax Rodríguez Ledesma y El Lobo planearon el levantón de los jóvenes de Tepito porque había problemas con Jerzy Ortiz, el hijo de Jorge Ortiz Reyes, El Tanque, un traficante preso en el penal federal de Sonora, de acuerdo con la declaración de El Diablo ante el Ministerio Público de la Fiscalía Antisecuestros (FAS).

El domingo, 12 jóvenes de Tepito continuaron la fiesta en el Bar Heaven. El bar tenía cinco años de operar sin revalidar su licencia.

Debido a esas anomalías, el antro cambió de nombre y en su fachada se identifica como Bicentenario Restaurante Bar, ubicado en la calle Lancaster 27, colonia Juárez.

Habitantes de la zona dijeron que el bar daba servicio a las 5:00 de la mañana y cerraba a las 3:00 de la tarde.

Siguieron la fiesta en el bar de Lancaster: Aarón Piedra Moreno, Jennifer Robles González, Guadalupe Karen Morales Vargas, Alan Omar Athiencia B., Eulogio Fonseca Arreola, Josué Piedra Moreno, Rafael Rojas Marines, Gabriela Téllez Zamudio, Monserrath Loza Fernández y Gabriela Ruiz Martínez.

También lo harían Jerzy Ortiz Ponce y Alejandro Said Sánchez García, hijo de Alejandro Sánchez, El Papis.

Según funcionarios asignados a la indagatoria, Alan Francisco Daniel Menchaca Bazán figuraría como el nexo entre los secuestradores de los 12 jóvenes en el Heaven, y él sería quien, aprovechando su cercanía con los hermanos Piedras Moreno, organizaría la reunión en el antro, misma a la que asistieron Jerzy y Said.

El 26 de mayo algunos de los jóvenes se encontraban en el bar Crystal de la colonia Roma y después se dirigieron al Heaven, dijo El Pecas en su declaración.

El ambiente fluía en el bar: música, alcohol, pláticas. Hasta que entró al establecimiento Joel Eduardo Galicia Espíndola. Él y "sus cómplices seleccionaron a las víctimas" del secuestro, dijo el procurador de Justicia del Distrito Federal, Rodolfo Ríos Garza.

Joel Eduardo "recibió órdenes para acudir al antro en la calle Lancaster, en la Zona Rosa, porque en el interior estaban algunos sujetos relacionados con el homicidio de El Chaparro.

El Polo, presunto gerente del bar, dio el pitazo (alrededor de las 10 de la mañana) para iniciar el levantón, según lo asentado en la averiguación previa.

Al menos ocho autos llegaron uno a uno a las afueras del Heaven, y captó la cámara de vigilancia, sacaron a los jóvenes del antro.

Durante la operación llegaron vehículos, entre ellos un Mini Cooper, un taxi Tsuru con pinta del DF, camionetas, entre otros. Algunos sujetos realizaron un "recorrido estratégico en las inmediaciones" del Heaven, según declaró el procurador.

Los que estaban a cargo del plagio "teníamos que estar al tanto por si ocurría algún incidente durante el levantón", dijo El Diablo en su declaración.

Alrededor de 17 personas y ocho vehículos maniobraron en la operación para secuestrar a los jóvenes en el bar Heaven, de acuerdo con los videos recuperados por la PGJDF en inmuebles aledaños al antro.

"Los que salen en el video son aproximadamente como 13, 14, pero hay versiones de que había gente en los lados, que llegaban a ser hasta 30 personas" involucradas, indicó el abogado de las familias de las víctimas, Ricardo Martínez.

De esos, se han identificado a cinco de ellos: Jonathan Omar Robles González, El Jhony; Pedro Francisco Paz López, Pancho El Mariguano; Fernando Fernández Sánchez, El Páez; Víctor Manuel Torres García, El Chobis; y Erick Raymundo Fernández Sánchez, El Padre.

Jonathan, Pedro y Fernando son señalados como presuntos autores materiales del secuestro y asesinato de los jóvenes.

Víctor y Erick participaron de manera directa en el secuestro y en el traslado al Estado de México.

En las grabaciones de los edificios aledaños al Heaven se ve circular una patrulla de la Secretaría de Seguridad Pública del DF sobre la calle Lancaster, por lo que "estos sujetos involucrados (los plagiarios) hacen otra actividad distractora para no ser detectados (presuntamente) por la unidad de policía que aparece en el video", dijo Ríos.

Hasta el 6 de mayo pasado, la PGJDF reportaba la detención de 23 personas presuntamente implicadas en este caso.

Entre ellos cuatro elementos de seguridad adscritos a la unidad de Protección Ciudadana Ángel-Zona Rosa, de la delegación Cuauhtémoc: Jorge Clemente Martínez Pérez, José Zequera Zavala, Daniel Valverde Trujillo y Edgar Ernesto Gutiérrez Vera.

Gutiérrez Vera tenía 6 años en la SSPDF y "coadyuvaba con narcomenudistas de La Unión de la zona", informó la fiscalía. Además "estableció una estrecha relación con el sujeto conocido como El Javi, a quien alertaba de la realización de operativos y rondines de vigilancia, lo que permitía a las personas dedicadas a la comisión del delito de narcomenudeo, que actuaran con impunidad".

El día del plagio realizó funciones de distracción a bordo de un taxi, junto con César Iván Romero Reyes. Además de vigilar, participaron en el secuestro de los jóvenes.

Daniel y José también permitían y brindaban protección a integrantes de La Unión de Insurgentes para que comercializaran drogas en las inmediaciones de la Zona Rosa.

Los vehículos llegaban al Heaven. Entre ellos el de Víctor Manuel Aguilera García, también Ricardo Antonio Méndez Muñoz y José de Jesús Carmona Aiza, quienes manejaban las camionetas en las que se llevaron a los jóvenes de Tepito, de acuerdo con los videos exhibidos por la PGJDF.

Las víctimas fueron obligadas a subir a los autos, una vez a bordo de éstos, los plagiarios emprendieron su viaje rumbo al Estado de México.

Según lo declarado por Bryan Giovanni Guerrero Arroyo condujo hasta Los Reyes La Paz, Estado de México, donde recibió la instrucción de detener la marcha del vehículo para que otro sujeto continuara la ruta.

Retomaron el camino. Era mediodía. El resto de los secuestradores estaban por llegar a Tlalmanalco, en el Estado de México.

César Rodolfo Pérez Velázquez y Manuel Jiménez Rodríguez, vigilantes de un rancho en Tlalmanalco, presuntamente vieron llegar varios vehículos.

Cerca de la 1 de la tarde, plagiarios y secuestrados descendieron de los autos. Las víctimas fueron trasladadas al rancho La Mesa donde fueron asesinadas, declaró Aguilera García.

Alan Francisco Daniel Menchaca Bazán, quien según funcionarios asignados a la indagatoria citó a Jerzy y a Said en el Heaven, sería considerado por las autoridades federales como "una pista clave" para identificar a los autores intelectuales y materiales del crimen. Con Said los muertos aumentaron a 13.

Los cadáveres desmembrados de los jóvenes fueron arrojados a una fosa clandestina improvisada. Los presuntos homicidas la cubrieron con cemento, asbesto, cal y amoniaco. Los ocultaron bajo una gruesa capa de hormigón. Quisieron borrar las pruebas, los testigos, las evidencias.

En el lugar fueron halladas un arma de fuego calibre nueve milímetros, una escopeta calibre 20, cinco pares de esposas, un chaleco blindado y vestimenta de diversas marcas.

Ahí quedaron los 13 cuerpos, presunta venganza por la muerte de El Chaparro, encontrado muerto en una jardinera, afuera del bar Black en la colonia Condesa, el 24 de mayo.


La identificación de los cuerpos

El 22 de agosto fueron localizadas las fosas donde estaban los cuerpos de los jóvenes del Heaven.

Un día después, tras realizar pruebas de ADN a los restos hallados en las fosas de Tlalmanalco, la Procuraduría General de la República confirmó que al menos cinco de los cuerpos correspondían a los jóvenes plagiados tres meses antes del bar de la Zona Rosa; posteriormente se dio a conocer que el resto de los cuerpos eran de las otras víctimas.

En los días siguientes, el Instituto de Ciencias Forenses entregó cuatro de los cuerpos a sus familiares.

Las otras nueve familias solicitaron un peritaje adicional, el cual fue realizado por peritos argentinos, y cuyo resultado confirmó el pasado 3 de mayo que los cuerpos de las fosas de Tlalmanalco eran los de los jóvenes sustraídos del Heaven.

Ayer fue entregado a su familia el cuerpo de la víctima 12. Solo falta que las autoridades entreguen los restos de Gabriela Téllez Zamudio.

A casi un año de este caso, la PGJDF confirmó la detención de José Javier Rodríguez Fuentes, El Javi, presunto autor intelectual de este múltiple crimen.