Descarta Castillo abuso policial en Apatzingán

El ex comisionado federal en Michoacán dijo que las pruebas periciales, videos y testimoniales sustentan la versión de que hubo un fuego cruzado y dijo que incluso policías auxiliaron a los heridos.

Ciudad de México

Alfredo Castillo, ex comisionado para la Seguridad de Michoacán, descartó que haya existido abuso policial por parte de los elementos de la Policía Federal que participaron en el desalojo de la alcaldía de Apatzingán el 6 de enero y reiteró que hubo un fuego cruzado.

El ex comisionado federal en Michoacán dijo que los resultados de la investigación, que en ese momento se dieron a conocer, están sustentados con video, testimoniales y pruebas periciales.

El ahora titular de la Comisión Nacional del Deporte dijo que desde el primer momento de los hechos se hizo cargo de la investigación y refirió que hubo dos eventos distintos, uno de ellos la madrugada del 6 de enero en la alcaldía de Apatzingán y el segundo es donde un grupo de personas intentó recuperar los vehículos que les fueron decomisados.

"Con las trayectorias, con el calibre de las balas y con la huella balística también se logró acreditar perfectamente el fuego cruzado, de acuerdo a las trayectorias e impactos que tiene el vehículo", explicó en entrevista con Azucena Uresti, para Milenio Televisión.

Acerca del video donde presuntamente se aprecia uso excesivo de la fuerza de los policías federales que participaron en los hechos, Castillo dijo que no lo ha visto por completo, pero que lo que salga probablemente esté distorsionado y sacado de contexto, ya que tienen un video en el que los propios elementos de la PF auxilian a los heridos y los llevan al hospital.

"No he visto yo el video completo para poder decirte, pero lo que sí te podría yo prácticamente asegurar es que lo que salga probablemente está distorsionado, sacado de contexto. Todavía en su momento se habló con el director del hospital, con el Servicio Médico Forense; ahí están las necropsias, el tema de las distancias, disparos y calibres y en su momento tampoco existieron otras declaraciones", explicó.

Agregó que además de las pruebas que sustentan la versión del fuego cruzado, nunca hubo una denuncia por 16 o 20 desapariciones y tampoco hubo vestigios de sangre en otros lugares en donde se podía hacer el señalamiento.

Mencionó que están las necropsias y el tema de las distancias, disparos y calibres, además de que no existieron declaraciones que narren hechos diversos, como lo muestra el video difundido el fin de semana.

"Te lo digo como perito en la materia, entre testimonios anónimos y gente con nombre y apellido que da una declaración y que ésta está siendo validada te puedo decir que nos quedamos con lo que en su momento está", puntualizó.

Confió en que sus declaraciones abonen a hacer la aclaración, pues mencionó que estuvo al frente de la investigación y se dijo seguro de que la PGR o la procuraduría de Michoacán pueden acreditar sin problema que los hechos fueron como en su momento se dieron a conocer.

"Estoy con la tranquilidad y vamos con la plena certeza de lo que se dijo y que puede ser sustentado a través de la averiguación previa", aseguró.

El 6 de enero policías federales desalojaron de la presidencia municipal de Apatzingán a un grupo de manifestantes presuntamente armado. En este hecho murió una persona atropellada y 23 vehículos fueron decomisados.

Horas después, civiles presuntamente armados emboscaron a policías federales para recuperar los vehículos que habían decomisado durante el desalojo. En este ataque ocho personas murieron, informó el entonces comisionado nacional de Seguridad, Alfredo Castillo.

La Comisión Nacional de Seguridad dio a conocer que el fin de semana había recibido un video en el cual se apreciaba presunto uso excesivo de la fuerza o abuso de autoridad de policías federales que participaron en el desalojo, por lo cual se inició una investigación.

El secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong, destacó que en ese caso se actuará con pulcritud y transparencia y se investigará a fondo cualquier hecho que lastime los derechos humanos.

Aseguró que el actual gobierno ha trabajado de manera intensa para que las fuerzas federales sean siempre ejemplo de honestidad, apego a derecho y respeto irrestricto a los derechos humanos.