Cárteles se disputan el control en Chihuahua

PGR señala que "Gente Nueva" se ha enfrascado por años en una pelea sangrienta con "La Línea".
Durante un tiroteo en un bar en Chihuahua, tres personas murieron.
Durante un tiroteo en un bar en Chihuahua, tres personas murieron. (Juan José García Amaro)

México

En el sexenio pasado, Chihuahua fue escenario de la batalla más sangrienta entre cárteles del narcotráfico, convirtiendo a Ciudad Juárez en la localidad más peligrosa del mundo.

Sin embargo, el conflicto entre los grupos criminales aún no se ha extinguido y continúa por el control de esa zona de la frontera norte.

El último informe del Centro Nacional de Planeación, Análisis e Información para el Combate a la Delincuencia (Cenapi), de la Procuraduría General de la República, indica que en Chihuahua los cárteles de Juárez y Sinaloa todavía se disputan el territorio y mantienen activas sus células.

Datos del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública señalan que en esa entidad se han cometido 859 homicidios dolosos, de enero a septiembre de este año, cifra casi similar a la de Sinaloa, que registra 853.

Mientras que Durango, estado que limita con las dos entidades y que juntos conforman El triángulo dorado, tiene el número más bajo de homicidios dolosos, con 173 en lo que va de 2016.

De los tres estados, Chihuahua tiene la cifra más baja de secuestros, con cuatro denuncias; en tanto, Sinaloa reportó 11 y Durango cinco.

En las tres entidades el cártel de Sinaloa es notable, organización con presencia en casi todo México y que se ha enfrentado con todos los cárteles, algunos de los cuales se han aliado para combatirlo.

El informe de la PGR detalla que el grupo Gente Nueva, brazo armado del cártel de Sinaloa, que lidera Ismael El Mayo Zambada, sigue presente en Chihuahua, donde se ha enfrascado por años en una pelea sangrienta con La Línea, principal grupo de choque del cártel de Juárez.

De igual manera, Gente Nueva opera en Sinaloa, mientras que Los Cabrera, célula al servicio de El Mayo y que acciona en Durango, llegó a Chihuahua.

Las pandillas de Los Mexicles y Los Artistas Asesinos trabajan para el cártel de Sinaloa. Combaten a Los Aztecas, que sirven al cártel de Juárez, que comandaba Vicente Carrillo, El Viceroy, liderazgo que ha recaído en otros familiares.

En el sexenio pasado, la Secretaría de Gobernación dio a conocer un documento en el que señaló que de 2006 al 31 de julio de 2010 el cártel de Sinaloa era responsable de 84 por ciento de homicidios relacionados con el crimen organizado.

El informe denominado “Información sobre el fenómeno delictivo en México” indicaba que durante los primeros cuatro años de la administración de Felipe Calderón se registraron 28 mil 353 asesinatos ligados al narco, de los cuales 22 mil 701 tuvieron su origen en siete conflictos; en cuatro de ellos  estuvo relacionado el cártel de Sinaloa.

Las matanzas en Chihuahua perpetradas por los cárteles de Juárez y Sinaloa derivaron de antiguas rivalidades y traiciones familiares, y por el control de Juárez, el punto de salida de droga más estratégico hacia Estados Unidos. 

Asimismo, se reconocieron siete conflictos: cártel de Sinaloa contra Juárez, Sinaloa contra Beltrán Leyva, Sinaloa contra Golfo-zetas y Sinaloa contra los Arellano Félix.

Las otras tres disputas eran entre La Familia michoacana contra Golfo-zetas; Golfo contra zetas y La Familia contra los Beltrán Leyva.

En el presente año, la PGR reveló que actualmente operan 37 grupos criminales de 45 que había en 2015; no obstante, el cártel de Sinaloa aumentó su presencia, porque de ocho células delictivas con que contaba pasó a diez, y son las siguientes:

Gente Nueva, Los Cabrera, cártel del Poniente o de La Laguna o Los Bardales (Durango y Coahuila), El Aquiles y El Tigre (Baja California), Del 28 (Baja California Sur), Los Artistas Asesinos, Los Mexicles, Los Salazar y Los Memos, en Sonora.