Capella avizora la “peor crisis de violencia” en 2018

“No se puede dejar de reconocer el esfuerzo que el gobierno federal y las administraciones locales hacen, pero no es suficiente”, dice el comisionado de Morelos en 'El asalto a la razón'

México

El comisionado de seguridad de Morelos, Alberto Capella Ibarra, convocó a todos los sectores de la sociedad a dejar de lado las diferencias políticas, para crear un histórico acuerdo por la seguridad nacional con el propósito de evitar que el país pase por la “peor tormenta” de inseguridad, que se prevé puede ocurrir en 2018, debido al empoderamiento del crimen organizado.

“Hay muchos colegas míos en otras entidades que tienen el mismo criterio que su servidor, en relación a un panorama del cual no queremos parecer fatalistas o derrotistas y bajar la bandera, queremos ser realistas y buscar una alternativa para frenar lo que pudiera convertirse en 2018 en la peor crisis de inseguridad, de violencia, o peor crisis de violencia delictiva e impunidad que tenga memoria nuestra querida República mexicana”, señaló.

En entrevista con Carlos Marín en El asalto a la razón que se transmite por MILENIO Televisión, el funcionario dijo que su propuesta tiene elementos fundamentales:

El primero es una tregua entre partidos políticos, para que el tema de la seguridad pública no sea utilizado como bandera política, y crear con ellos una agenda estratégica en dos vertientes.

Esta agenda, explicó, debe permitir la discusión y aprobación de manera inmediata todos los instrumentos que las fuerzas armadas, los instituciones policiacas y auxiliares necesitan, con un aspecto presupuestal importante.

En la charla con el director general editorial de Grupo MILENIO,  Capella mencionó que este acuerdo debe considerar qué responsabilidades y compromisos deben adoptar cada uno de los que están al frente de las instituciones y gobiernan cada región, además, se deben definir tiempos que permitan transformar y, por lo menos inhibir, “algunos de los factores de los siete elementos que pudieran crear esta tormenta perfecta”.

Peligros

Los siete factores a los que se refirió el comisionado y que ponen en peligro a México son:

“Un empoderamiento del crimen organizado y la diversificación de acciones (de muchos grupos fragmentados) que generan violencia entre ellos.

“El segundo tiene que ver con el hecho de que no hemos reestructurado, profesionalizado ni dignificado a las fuerzas policiales en México”.

El mando morelense destacó que la curva de aprendizaje del nuevo Sistema de Justicia Penal, al que muchos le endosan el incremento de los homicidios, trae una curva de aprendizaje de 5 a 9 años, es decir, se va a contar con un cierto nivel de eficiencia dentro de 5 años.

Uno de los ilícitos que afecta más al país, apuntó, es el de los homicidios (delito que aumentó en el primer trimestre de 2017, en 30 de las 32 entidades) y la portación de armas de fuego exclusivas de las fuerzas armadas, “ahí es donde estamos todos los policías del país enfrascados en un conflicto legal. Es sumamente grave”.

Otro asunto que pueden afectar, es la polarización político-partidista. Destacó que ni en el Congreso de la Unión ni en los congresos locales se están alcanzado acuerdos, porque “se están dando con todo los partidos políticos” y utilizan la “bandera más redituable”, que es la seguridad pública.

Un factor más, es el deterioro económico que no tiene que ver con las causas de la economía local; “vivimos en un mundo globalizado; entonces, hay temas macroeconómicos que impactan sustancialmente en la inversión y el desarrollo”, situación que puede limitar la posibilidad de oportunidades laborales y educativas en muchas regiones.

A lo anterior, se suma el denominado efecto Trump, el cual tiene impactos económicos. Un tema más, son las deportaciones de EU hacia México, porque probablemente pueden enviarnos a personas “no gratas”, como ex pandilleros y ex convictos. Ese es el caldo de cultivo adecuado para esa guerra que puede darse entre grupos criminales”.

El séptimo punto tiene que ver con un fenómeno que ocurre en cada transición gubernamental, que es un vacío de poder en las instituciones, particularmente, en las fuerzas del orden.

“Dirigir una corporación policiaca o una institución militar genera una cantidad impresionante de riesgos, requiere una planeación a mediano plazo para que las cosas funcionen, cierta certidumbre para quienes encabezamos el esfuerzo y cuando humanamente, que es un sentimiento humano, los que estamos, sabemos que ya nos vamos, evidentemente dices ´pues ya no me voy a meter con´ y empiezas a cuidar a tu gente porque lo que está en riesgo es la vida de ellos.

“Hay tanta incertidumbre política que evidentemente, en la mayor parte de los casos, sabemos que no va a haber continuidad, y al no haberla te vas a quedar sin chamba”, dijo.

Para que funcione este acuerdo, subrayó Capella, se deben sumar los grupos de la sociedad civil y las organizaciones no gubernamentales, así como las de derechos humanos y universidades.

El funcionario, quien es abogado de profesión y que dirigió la SSP de Tijuana, puntualizó que todos los actores sociales deben formar parte del acuerdo, para fiscalizar y sancionar, aunque no legalmente, pero sí señalar qué institución o quiénes no cumplen con su labor.

“Si no generamos este acuerdo vamos a estar el año que entra en estas mismas circunstancias, discutiendo el aumento de 2018 contra 2017 y un nivel de situaciones que causan cada vez mayor sorpresa, mayor desaliento y desánimo en temas de impunidad”.


“Imperio de la ley, no del crimen”, señala Osorio Chong

El secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong, aseguró que el gobierno federal ha descabezado a todos los grupos criminales, lo cual, reconoció, ha provocado una lucha entre cárteles por el control.

Entrevistado por Joaquín López-Dóriga en Radio Fórmula, el funcionario dijo que las autoridades continuarán con su esfuerzo para que los grupos delincuenciales no sigan empoderándose territorialmente, “amasando fortuna ni cooptando corporaciones de seguridad; por el contrario, dar estos golpes ha sido fundamental, pues ha permitido al gobierno saber más de ellas y cómo mueven la droga”. Indicó que la solución no es acordar con el crimen para detener la violencia.  “No estoy de acuerdo en que debamos dejarlos o a quienes pensaron en llegar a acuerdo con ellos, de ninguna manera, hay que combatirlos y que el imperio de la ley esté por encima de lo que vienen realizando”.

Aseguró que se viven otros tiempos en el país en el que se han diversificado los grupos del crimen y no solo hay uno o dos con poder, pero aseguró que a todos se les ha impactado.
(Redacción/México)