Campa se reúne con familiares de víctimas de Nochixtlán

Aún hay muchos pendientes y heridas por cerrar en Nochixtlán e Iguala, que no sólo le han costado al presidente, sino a todo México, dijo el funcionario.
En el caso Nochixtlán se está avanzando hacia una solución con justicia y paz, opinó Campa Cifirán.
En el caso Nochixtlán se está avanzando hacia una solución con justicia y paz, opinó Campa Cifirán. (Oscar Rodríguez)

Oaxaca

El subsecretario de Derechos Humanos de la Secretaria de Gobernación (SEGOB), Roberto Campa, se reunió en una mesa de diálogo con las víctimas del enfrentamiento entre maestros y elementos de la Policía Federal del 19 de junio de este año en Nochixtlán, Oaxaca.

En el encuentro se abordó realizar una investigación imparcial de lo ocurrido y la posibilidad de realizarse nuevos peritajes de los eventos que tuvieron como resultado al menos ocho muertos y un centenar de heridos.

Asimismo, se abordó en una mesa social y de salud los avances en la atención a los lesionados y la cobertura de gastos médicos.

En este rubro, el Estado pagó 4.5 millones de pesos por la atención medica de 120 personas heridas durante aquella tarde.

Campa afirmó que en el caso Nochixtlán se avanza rumbo a una salida con justicia que permita llegar a una paz duradera con reconciliación.

En contraste, Juana Ramona Solís, presidenta del Comité de Víctimas de Nochixtlán, afirmó que hay varios temas pendientes por atender y desahogar en la mesa de justicia, particularmente con la Procuraduría General de la República (PGR), la cual –dijo– no ha realizado una investigación imparcial, sino ha sido parcial.

"Queremos que haya justicia, que haya culpables por la masacre que se cometió, porque fue la Policía Federal la que disparo contra la gente", reclamó.

Maurilio Santiago, representante del Comité, afirmó que persiste una inconformidad porque se había exigido a la PGR que se creara una fiscalía especial abocada a la investigación del caso, lo cual no sucedió.

"Los familiares de las víctimas están inconformes por el sesgo que se ha dado a la indagatoria, máxime cuando se trata de señalar a los profesores y activistas de la agresión, cuando los disparos vinieron de parte de las fuerzas federales", dijo.

Los inconformes exigieron justicia y demandaron que se lleven a juicio a los mandos y funcionarios que ordenaron disparar contra los civiles.

Heridas por cerrar

En entrevista, Campa negó que el Estado  haya fallado en los temas de justicia y derechos humanos, esto en referencia a los casos Iguala y Nochixtlán.

Añadió que hay grandes retos y pendientes en materia de justicia en ambos casos, donde han quedado asentados abusos policiacos hacia la población civil.

"Sabemos que ambos casos son retos importantes que merecen de toda la atención y el esfuerzo del gobierno federal", dijo.

El subsecretario afirmó que tanto Nochixtlán como Iguala han significado altos costos, no sólo para la figura del presidente, sino para todo el país.

Refirió que en la comunidad internacional a México le han representado reclamos, y son temas que se están desahogando ante el sistema interamericano de derecho humanos.

En el terreno social –dijo– han causado mucho dolor para las víctimas, para comunidades y regiones enteras y han tenido también consecuencias en materia política para las instituciones.

"Pero como Estado estamos obligados a no verlos con la óptica política, sino encauzarlos a partir de los derechos que tienen las personas, en primer lugar en respeto al derecho a la verdad, a la justicia y sin duda atender y resolver ambos temas para que pronto se alcance una paz duradera con justicia y reconciliación, es el único camino a seguir", aseveró.


ERM