“La caja llevaba un nombre, pero ese no era su cuerpo”

Las familias afectadas por los hechos en el rancho El Sol denuncian errores administrativos, entre otros problemas.
Resguardan rancho en Tanhuato tras enfrentamiento
Hasta anoche, 11 cuerpos esperaban en el Semefo que alguien los reclamara como de su propiedad.

Michoacán

En el ataúd no estaba su hijo. Su padre se dio cuenta que el cuerpo que le habían entregado en esa caja no llevaba brackets en sus dientes; y su hijo los tenía. Ana Patricia Zúñiga explica cómo ocurrió esto. “La caja llevaba su nombre, pero ese no era su cuerpo. Otra mujer que pasó por ahí se asomó a la caja y dijo: ¡Ese es mi hermano! Entonces empezamos a revisarles las cicatrices y boca, y vimos que nos habían cambiado los cuerpos. Ese no era mi hijo”.

En el Semefo de Morelia, en un lapso de 48 horas, las familias afectadas por los hechos ocurridos en el rancho El Sol encontraron otra serie de errores, como certificados de defunción a los que faltaban firmas y horas de deceso, o bien la falta un documento que expide la Secretaría de Salubridad; requisitos legales que impidieron agilizar el trámite de los certificados de defunción. Y esto a su vez retrasó el traslado de los cuerpos a Ocotlán, Jalisco, donde deberán realizar otro trámite ante la presidencia municipal, a fin de poder llevar a cabo la sepultura en el panteón.

La confusión enfureció a muchos de los deudos, quienes afirmaron que los cuerpos de sus familiares estaban en un féretro, bajo el sol, en una sala de velación o dentro de una camioneta esperando la corrección de errores humanos y administrativos que les impedían salir de Morelia para poder ser enterrados en sus comunidades de origen.

Ante eso, reclamaron a los empelados de la funeraria y al mismo tiempo les suplicaron ayuda para terminar ya los trámites y así regresar a su comunidad.

 “Si usted abre el féretro, huele mal, porque los cuerpos ya estaban en mal estado. En el Semefo los tenían apilados en el piso, sobre aserrín, para que absorbiera la sangre y los líquidos, porque nos dijeron que ahí no tienen refrigeradores.

En 48 horas no se descompone un cuerpo, por eso creemos que ellos no murieron el viernes, sino días antes”, dijo a MILENIO uno de los familiares.

Hubo quienes enviaron a alguien de vuelta a Ocotlán y Zacatecas para recoger papeles originales que les fueron requeridos (actas de nacimiento o matrimonio). Por eso, cuando ya los tenían, la funeraria los apoyó con el trasladó a hasta el registro civil para finalizar los trámites. No obstante, hubo quienes tuvieron la suerte de hacer los trámites con simples fotocopias.

Hasta anoche, 11 cuerpos esperaban en el Semefo que alguien los reclamara como de su propiedad.