Federales desarticulan banda de plagiarios

A los siete presuntos delincuentes, una de ellos menor de edad, se les relaciona también con una serie de homicidios ocurridos en los municipios del sur del estado.

Monterrey

Elementos de la Policía Federal detuvieron en Guadalupe a una banda de delincuentes dedicados al secuestro, al tráfico de droga, de armas y robo de combustible que operaba en la región citrícola y en rancherías ubicadas en los límites de Nuevo León con San Luis Potosí.

Asimismo, a los siete presuntos delincuentes, una de ellos menor de edad, se les relaciona con una serie de homicidios ocurridos en los municipios del sur del estado.

A través de un boletín de prensa, la dependencia federal informó que el primero en ser detenido fue el líder del grupo identificado como Joaquín Eduardo Ramírez del Río, de 50 años, quien fue ubicado en un domicilio ubicado en el fraccionamiento Sierra Morena, quien tenía en su poder un arma larga abastecida.

Después, los agentes federales ubicaron el domicilio de otro de los integrantes de este grupo delictivo en la colonia Agua Nueva, donde capturaron a Óscar Eduardo Ramírez Aguilar, de 32 años, hijo del cabecilla, quien también fue sorprendido en posesión de un arma larga y presuntamente se encargaba de las  extorsiones y secuestros en contra de comerciantes de la zona, a quien le aseguraron también un arma larga abastecida.

Siguiendo con el operativo, los elementos federales se dirigieron a la colonia Almaguer, donde detuvieron a Juan Miguel Turrubiates Solís, de 22 años; Héctor Armando Gallegos Morales, de 29; Ramón Cruz Rivera, de 50; Reyna Denisse Arroyo Chávez, de 26, y una joven de 16 años de edad, quien era utilizada como informante.

A estas personas les aseguraron cuatro armas largas, varios cargadores abastecidos, cartuchos útiles y tres vehículos.

Asimismo se le decomisó una pipa, la cual se presume fue el pago por la liberación de unas víctimas de secuestro, y que aparentemente era empleado para el trasiego de hidrocarburos extraídos de tomas clandestinas.

La detención de este grupo delictivo, de acuerdo con la autoridad federal, es producto de una investigación de un secuestro cometido el pasado mes de julio de 2013, donde habían sido detenidas dos personas, quienes aportaron datos sobre el jefe de la banda y sus cómplices.

Después de varios meses de indagaciones lograron ubicar a todos los integrantes de la banda, a quienes les aseguraron en total cinco rifles AK-47 y un fusil AR-15, 30 cargadores y más de mil cartuchos útiles, cuatro vehículos particulares, el camión tipo pipa y 14 equipos de telefonía móvil, todo fue puesto a disposición del Ministerio Público de la Federación para que integre la averiguación previa correspondiente.