Cae Eugenio Hernández por peculado y ‘lavado’

Encierran al ex gobernador en penal de Ciudad Victoria; lo implican en la compra de un terreno por el que se pagó 16 mdp.
El ex mandatario fue escoltado para ingresar a la cárcel de la capital tamaulipeca.
El ex mandatario fue escoltado para ingresar a la cárcel de la capital tamaulipeca. (Especial)

Ciudad Victoria

Eugenio Hernández Flores, ex gobernador de Tamaulipas, fue detenido la mañana de ayer en Ciudad Victoria, acusado de peculado y lavado de dinero.

Inmediatamente el ex mandatario fue recluido en la cárcel de la capital tamaulipeca, donde en sus primeras declaraciones negó los cargos y permanecerá recluido hasta el jueves, cuando se defina su situación jurídica.

Autoridades explicaron que en 2007 Hernández Flores realizó la compra de un terreno de mil 600 hectáreas, ubicado en el Puerto Industrial de Altamira, por el cual pagó 16 millones de pesos.

De acuerdo con autoridades, el precio real del terreno —el cual es patrimonio del estado— es de mil 584 millones de pesos.

Este terreno fue expropiado por el gobierno federal en 1981 para accesos y otras construcciones en el puerto de Altamira. En 1994 la Federación, a través de un decreto, los transfirió en donación al gobierno del estado.

Siete años después, en 2001, el entonces gobernador Tomás Yarrington Ruvalcaba impulsó la creación del Fideicomiso Nuevo Santander, para administrar varias propiedades del patrimonio estatal a fin de fomentar el desarrollo industrial del estado.

En 2002, y solo un mes después de que el Congreso estatal aceptó transferir el terreno al fideicomiso, el gobierno de Yarrington vendió las mil 600 hectáreas en 14 millones de pesos (esto es, a 0.84 pesos el metro cuadrado) a la empresa Materiales y Construcción Villa de Aguayo S A de C V, propiedad de Fernando Cano Martínez, quien después fue señalado como prestanombres de Yarrington.

Cinco años después, el terreno fue comprado en 16 millones de pesos por la empresa GMC S A de C V, perteneciente a Alberto Berlanga Bolado, quien fue secretario de Obras Públicas y Desarrollo Urbano en el gobierno de Hernández Flores. Autoridades consideran a Berlanga como prestanombres de Eugenio Hernández.

En conferencia de prensa, Javier Castro Ormaechea, fiscal estatal especializado en Combate a la Corrupción, explicó que la dependencia a su cargo solicitó la orden de aprehensión contra el ex mandatario el 28 de septiembre.

La medida fue otorgada el 4 de octubre por el juzgado Segundo de Primera Instancia Penal de Ciudad Victoria, por peculado y operaciones con recursos de procedencia ilícita.

Funcionarios ligados al caso revelaron que Hernández Flores fue detenido por policías ministeriales cuando dirigía a un acto de motociclistas en Zacatecas.

POSIBLE EXPULSIÓN

Sobre la detención del ex gobernador, la Comisión Nacional de Justicia Partidaria del PRI anunció que comenzará una investigación a fin de analizar su expulsión.

Enrique Ochoa, presidente nacional de ese partido, dijo que mantienen una “puntual exigencia” para que se investigue cualquier acto indebido de parte de servidores públicos.

“Que todos los actos de corrupción o todos los actos que sean ilícitos encuentren, a través de investigaciones jurídicas transparentes y apegadas a derecho, el justo castigo que la ley establece”, señaló.

... EN CHIHUAHUA, EX DE FINANZAS DEL PRI

Agentes ministeriales capturaron a Pedro Mauli Romero Chávez, ex secretario de Finanzas de la Dirigencia Estatal del PRI en Chihuahua, por peculado electoral, al participar en la desviación de 63 millones de pesos que presuntamente orquestó el ex gobernador César Duarte Jáquez.

La Fiscalía General del Estado informó que de 2014 a 2015, el imputado recibió por parte de la Tesorería de la Secretaría de Hacienda estatal aportaciones mensuales por 3 millones de pesos, dinero que era destinado al PRI.

Las indagatorias ministeriales determinaron que a Romero Chávez le fueron entregadas dos partidas adicionales: una por 3 millones 666 mil 667 pesos y otra por 3 millones 166 mil 666 pesos.

De acuerdo a las investigaciones, se logró acreditar que los 63 millones 833 mil 333 pesos tenía un origen ilícito, sin embargo, en contubernio con otros ex funcionario estatales, fue desviado de su objeto, ya que estaba destinado al pago de nómina y provenía de las arcas del erario público.

Con información de: Cristina Gómez, Jesús García, Denis Sánchez, Lucero Reyes y Jannet López. Juan José García/Chihuahua.