Regresa la calma a Michoacán tras ataques

El comandante Luis Ricardo Díaz Palacios aseguró que con la presencia de la base integrada por 120 militares y 50 elementos de la policía michoacana se acotarán las actividades de Los Viagra.

Michoacán

Luego de tres días consecutivos de reacciones por la recuperación de territorios donde "históricamente la autoridad no había llegado", ayer los bloqueos cesaron, aunque las amenazas de nuevas acciones violentas generaron temor entre la población.

De los detenidos el lunes, 12 son originarios de las tenencias de Cenobio Moreno y Pinzándaro, centro de operaciones de Los Viagra, quienes sucedieron a Los Caballeros Templarios en el municipio de Apatzingán.

En este punto, el miércoles pasado unos 50 habitantes recibieron con un bloqueo al Ejército y la Policía Estatal que pretendían instalar la Base de Operaciones Mixtas (BOM). Atravesaron un camión de pasajeros en la carretera, acción vigilada desde una estructura construida ex profeso, como en los tiempos de las costaleras que utilizaban los grupos de autodefensa, aunque esta vez de concreto.

Para inhibir la incursión de las autoridades, los civiles utilizaron limones rellenos de clavos torcidos para ponchar las llantas de las patrullas y evitar la presencia de las corporaciones de seguridad en la comunidad que, con apenas 2 mil 300 habitantes, se sostiene de los laboratorios de metanfetaminas y el trasiego de drogas sintéticas, junto con la siembra de aguacate y limón.

La tenencia, ubicada a unos 15 kilómetros de la cabecera municipal de Apatzingán, es considerada uno de los bastiones de Los Viagra, quienes controlan las actividades ilícitas en la zona, tras la desarticulación del grupo liderado por Servando Gómez La Tuta.

En entrevista con MILENIO, el comandante de la 43 zona militar, Luis Ricardo Díaz Palacios, aseguró que las acciones de la autoridad derivadas de las detenciones realizadas el pasado lunes, detonaron la reacción de esta organización.

"En el intercambio de información que realizamos con las demás instituciones nos informan que hay presencia de grupos delictivos, y vamos a donde están ellos para disuadirlos, inhibirlos y actuar conforme a derecho", explicó sobre la determinación de instalar la BOM.

En Cenobio Moreno y Pinzándaro, Los Viagra recurrieron a la comunidad para realizar los bloqueos. De acuerdo con la versión de los militares que estuvieron presentes durante el bloqueo, había mujeres y menores de edad con pancartas en las que se leían supuestos clamores de paz de los habitantes de ambas comunidades.

El general Díaz Palacios aseguró que con la presencia de la base integrada por 120 militares y 50 elementos de la policía michoacana se acotarán las actividades delincuenciales del grupo criminal encabezado por los hermanos Nicolás y José Carlos Sierra Santana.

En 2013, Los Viagra se sumaron a las autodefensas, sin embargo su transformación de criminales a ciudadanos inconformes generó molestia y se les denominó "perdonados", de manera despectiva.

Algunos se sumaron a las filas de la Fuerza Rural, pero terminaron por hacerse a un lado en medio del señalamiento de la población y el gobierno de tratar de hacerse del control de la zona de Tierra Caliente en disputa con el cártel de Jalisco Nueva Generación, que tiene predominancia en el occidente del estado.