Por desamor tiró a su bebé a drenaje

La mujer que intentó deshacerse de su hijo fue recluída en Centro de Readaptación asegura no estar arrepentida.

Tampico

La joven mujer que después de dar a luz a su bebé la tiró al registro de su casa, asegura no estar arrepentida de lo que hizo refiriendo que todo por fue desamor ya que su novio y padre de la niña, la abandonó.

Ayer por la tarde, elementos de la Policía Federal Investigadora ejecutaron la orden de aprehensión en contra de Cynthia Marlen Manzanares Hernández de 18 años de edad y con domicilio en la calle Costa Rica de la colonia Pedro J. Méndez, por el delito de filicidio en grado de tentativa.

Esta mujer, en el momento en que fue dada de alta de las instalaciones del hospital General de Tampico Carlos Canseco, fue asegurada por los policías quienes la trasladaron a la cárcel municipal de ciudad Madero.

Caminando lentamente, pues asegura estar dolida aun por el parto, se condujo a la celda de mujeres donde fue recluida bajo tratamiento médico.

Detrás de las rejas, ella manifestó que fue en el mes de mayo cuando sostuvo relaciones sexuales con un compañero de la preparatoria a donde ella asistía, el cual es padre de la pequeña bebé.

Pero también, indicó que este jovencito la abandonó e inició una nueva relación sentimental con otra muchacha, también estudiante de ese plantel.

La desilusión de amor fue tan severa para Cynthia que escondió su embarazo hasta la noche del pasado 2 de febrero cuando al dar a luz decidió deshacerse del fruto de su noviazgo.

Mientras tanto, la bebé sigue muy grave en la sala de terapia intensiva neonatal del Hospital General Carlos Canseco y aún no logra evolucionar de las complicaciones en las que entró al pasar casi 5 horas bajo el agua fría y heces fecales.

Alma Rosa Sánchez de la Vega, neonatologa del Hospital General Carlos Canseco, dio a conocer que la pequeña ingresó con hipotermia, con un problema respiratorio, deshidratada, malas condiciones generales, y aunque respiraba de manera automática, a las pocas horas presentó problemas por lo que ahora es asistida por un respirador artificial.

La sociedad de la zona sur del estado espera un milagro para que la pequeñita logre sobrevivir, además de que muchas personas han acudido a brindar diferente tipo de ayuda e incluso algunas parejas quieren adoptarla; la "princesa" está en manos de dios.