Declaran 17 por desaparición de bebé nonato

En lo que respecta al hospital de Pemex, ya comparecieron ante la Policía Ministerial y la fiscalía un empleado jurídico, cinco médicos, dos enfermeras, dos camilleros y una recepcionista.

Monterrey

Luego de que el martes el procurador advirtió que recuperarían, "como sea", el cuerpo del bebé nonato que desapareció tras un accidente vial el pasado domingo en Cadereyta, hasta el momento han sido interrogadas 17 personas.

En lo que respecta al hospital de Pemex, ya comparecieron ante la Policía Ministerial y la fiscalía un empleado jurídico, cinco médicos, dos enfermeras, dos camilleros y una recepcionista.

Por parte del Servicio Médico Forense, donde se analizaron fotografías y videos de circuito cerrado, se recabaron las declaraciones de los dos empleados que hicieron el traslado de los restos de la madre, así como otros cuatro trabajadores que estaban presentes o firmaron la recepción.

Una fuente de la Procuraduría de Justicia señaló que, encabezados por un agente del Ministerio Público, elementos ministeriales inspeccionaron ya todo el hospital. Recorrieron el quirófano, la sala de espera, los consultorios y en general todo el inmueble.

Durante el lunes y el martes los agentes revisaron en forma minuciosa los cestos, depósitos y contenedores de basura, tóxica y no tóxica, orgánica e inorgánica, con la intención de localizar los restos del nonato.

La autoridad ordenó que los desechos sólidos no fueran removidos ni recogidos, hasta en tanto no concluya la indagatoria.

La fuente manifestó que las versiones del personal que labora en el hospital de Pemex coinciden en que el producto fue colocado junto a las piernas de la madre sobre una camilla, al momento del traslado rumbo al Semefo.

Sin embargo, en esta dependencia de la Procuraduría declararon que sólo llegaron los restos de la señora, y para robustecer su versión mostraron fotografías y videos.

La joven señora Jovita Vela Rodríguez falleció la mañana del domingo en el hospital de Pemex de Cadereyta, momentos después de sufrir un accidente vial en el Libramiento a Allende.

Ella presentaba un embarazo de siete meses y en el nosocomio se le practicó una cesárea para tratar de salvar al bebé, pero este fue extraído ya sin vida.

Por su parte, el procurador Adrián de la Garza descartó nuevamente que el bebé haya nacido vivo, pues las condiciones en que quedó su mamá hicieron imposible salvarle la vida.

"Según los documentos médicos es imposible que haya nacido vivo, pero sí está confirmado que la mujer estaba embarazada".
Descartó dar una opinión acerca de una presunta responsabilidad.

"No quiero hablar de responsabilidad de nadie, pero no excluyo, estamos trabajando para determinar y dar una solución", puntualizó.