¿Por qué el GIEI rechaza la versión del fuego en Cocula?

El GIEI rechazó que el peritaje que realizó un grupo de expertos en fuego contenga evidencia que pruebe que los 43 normalistas de Ayotzinapa fueron incinerados en Cocula.
El 28 de enero de 2015 el ex procurador Jesús Murillo Karam presentó "la verdad histórica" sobre el caso Iguala. Dijo que los estudiantes “fueron privados de la libertad, privados de la vida, incinerados y arrojados al río” en Cocula.
El 28 de enero de 2015 el ex procurador Jesús Murillo Karam presentó "la verdad histórica" sobre el caso Iguala. Dijo que los estudiantes “fueron privados de la libertad, privados de la vida, incinerados y arrojados al río” en Cocula. (Jorge Carballo)

Ciudad de México

El Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes rechazó que el peritaje que realizó un grupo de expertos en fuego contenga evidencia que pruebe la versión de la PGR de que los 43 normalistas de Ayotzinapa fueron incinerados en el basurero de Cocula, Guerrero. 

El  grupo de expertos de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos presentó el informe final sobre la desaparición de los 43 normalistas luego de que el gobierno mexicano no pidió una extensión del plazo de su mandato, que concluye en seis días.

Estos son los puntos por los que el GIEG rechaza la versión de que los 43 fueron incinerados en Cocula:

- El estudio final de los expertos en fuego, que consta de 9 páginas, no alcanza los estándares mínimos para ser incorporado en un tribunal de derecho, por no estar sustentado en razonamiento o metodología científica: no contiene cálculos, no hay referencia al estudio del José Torero –una de los objetivos planteado-, no hay referencia al informe de EAFF sobre el basurero y se aboca a responder preguntas fuera del ámbito de su competencia, fuera del ámbito de expertise y que no se habían consultado.

- La PGR no dio acceso al GIEI a la información, deliberación, proceso de razonamiento y discusiones entre los expertos de fuego debido a una cláusula de confidencialidad.

- Peritos de la PGR dieron en una reunión con los expertos del fuego conclusiones diferentes a  las que aparecen en el expediente del caso. Se daba una nueva conclusión: que había existido un evento único de incendio controlado y que se habían encontrado 17 restos de individuos.

- La pregunta principal planteada a los expertos del fuego era determinar la presencia o ausencia de episodios de fuego en el basurero de Cocula y las características de las mismas. La respuesta dada, en opinión del GIEI, a los objetivos generales es una respuesta observable por cualquier ciudadano común, no contiene ningún análisis, no contiene ningún razonamiento científico, no individualiza qué se entiende por aéreas de quemado y no hay rigor científico mínimo.

- La segunda pregunta planteada a los expertos del fuego fue saber si los restos encontrados en el basurero, eran compatibles con las características de pira, carga de combustible y hora de combustión dada en las declaraciones a lo que contestaron que “no hay contradicciones o variaciones que indican que las declaraciones han sido fabricada y/o que los acusados conspiran para dar declaraciones falsas”. El GIEI considera que la pregunta no era esa y que el estudio era sobre dinámica del fuego, no sobre credibilidad del relato de los detenidos.

- El informe de los expertos de fuego dice que las declaraciones de los detenidos son verdaderas porque se encontraron huesos en el basurero y otra evidencia física que corroboraba las declaraciones, incluyendo ropa, casquillos de bala, restos de neumáticos, árboles cortados, y la presencia de contenedores de plástico (botellas). El GIEI considera que el informe no contiene evidencia que avale la veracidad de las declaraciones por hechos como que el número de casquillos no coincide con el calibre indicado por los presuntos responsables.

- Los expertos no explican cómo la existencia del tronco de árbol donde supuestamente había sido el fuego, sobrevive sin ningún daño térmico más que pequeños rastros de carbonización. Ese topón, ese resto de árbol, se encontraba ahí antes del 27 de septiembre, cuando supuestamente habían ocurrido los hechos.

- No explican cómo los restos encontrados en el basurero dan veracidad a la declaración de los detenidos, cuando hasta la fecha ningún resto, ninguno, proviene del basurero; el único que se ha dado positivo proviene del río San Juana que está a 49 minutos en vehículos del basurero.

- El GIEI dijo que en el informe de los expertos en fuego tampoco se explica cómo los restos encontrados en el basurero pueden avalar la declaración de los presuntos responsables si, según análisis de Innsbruck, los restos no correspondían a ninguno de los normalistas.

- La explicación de la fractura de rocas, que fue analizada por el perito José Torero, y que dice que las piedras sufren fracturas significativas con fuego de menor intensidad, no se explica ni se rebate con ningún estudio.

- La pregunta más relevante sobre la duración y fecha de los fuegos no la pudieron contestar.

- A la pregunta sobre el combustible necesario, tiempo y circunstancia, para incinerar 43 cuerpos o establecer hipótesis compatibles con la situación de los restos, los expertos del fuego contestaron que se debía realizar una prueba de quema de 43 cuerpos. “La pregunta es por qué no se hizo en el periodo que se otorgó, en el plazo, y por lo tanto ese debió haber sido el objetivo de sus estudios”.

- Tampoco el informe contiene un razonamiento, cálculo y análisis científico ni metodológico de como se responden las preguntas específicas, excepto en una pregunta sobre la evidencia de diesel en los restos encontrados.

- El GIEI encontró que había otros indicios que evidenciaban que los muchachos no habían sido incinerados en el basurero de Cocula: la declaración de dos personas que coinciden en el basurero y que no vieron nada y un informe de estado de Guerrero que da cuenta del vuelo de un helicóptero en el basurero de Cocula sin que se hubiera observado humo, así como el informe del Centro de Ciencias Atmosféricas, que en las coordenadas del basurero no hubo incendio, pero sí dice que en en otro lugar de Guerrero hubo un incendio.

- El teléfono celular de uno de los supuestos autores materiales registró actividad a la hora de los hechos cuando en el basurero no hay señal y que los celulares de los estudiantes se muestran activos horas después, en algunos casos, días después, “contradiciendo que habían sido quemados todos los celulares en el lugar”.

- No se explica la lógica que hace plantearse por qué una organización criminal que se toma la molestia de llevar a 43 estudiantes a un basurero a mas de 49 minutos de cualquier poblado o casa los retorna al rio San Juan, en donde se puede ver a una casa a escasos metros, y  se arroja, según las declaraciones, a las 18:30 horas cuando el 27 de septiembre de 2014, de acuerdo a fuentes abiertas, el sol en Iguala y Cocula se puso a las 19:20, habían arrojado las bolsas al río San Juan a plena luz del día.