Cae banda de ladrones en Tampico

Llevan varios golpes, asegura PGJE.
Llevan varios golpes, asegura PGJE. (Juan Hernández)

Tampico

Tres peligrosos sujetos que se dedicaban a asaltar a transportistas, fueron detenidos por efectivos de la Policía Ministerial del Estado, además de recuperar parte de los objetos que habían hurtado.

Los delincuentes abordaban a los operadoras de los tráilers cuando ingresaban a la ciudad por la zona norte y los trasladaban a un paraje solitario en Altamira, donde bajaban toda la mercancía que llevaba la unidad para después dejar maniatado a los choferes en el interior del vehículo.

De acuerdo con el informe emitido por esta corporación policíaca, los detenidos fueron identificados como Juan Ángel Juárez Hernández, de 33 años de edad, de oficio taxista, con domicilio en calle Olmo número 306, en la colonia Jardines de Arboledas, en Altamira; Juan Antonio Hernández García, de 18 años, domiciliado en calle República de Cuba, número 107, en la colonia Las Américas y José Alfredo Elías López, de 24, residente de la colonia Unidad Satélite.

Informó la Procuraduría General de Justicia en la zona, los detenidos están involucrados en al menos dos asaltos a transportistas, a los cuales privaron de su libertad durante varias horas, mientras que ellos saqueaban el camión.

Estos sujetos interceptaron dos camiones de la empresa "Electra", uno de ellos apenas iba ingresando al municipio sobre la Tampico-Mante, a la altura de la "Curva Texas", donde luego de cerrarle el paso, armados con pistolas obligaban al operador a detenerse y descender de la unidad.

Luego de maniatarlo, lo privaban de su libertad y metían en el camarote, mientras que ellos se llevaban la unidad a la altura del punto conocido como "El Barquito", donde robaban todos los aparatos electrónicos y línea blanca.

Luego de las denuncias, los agentes al mando del comandante de la PME, Omar Martínez Saldivar, implementaron los operativos en la zona, para tratar de dar con las identidades de estas personas.

Los asaltantes fueron ubicados y capturados tras varias semanas de trabajos de inteligencia, por lo que estas personas al verse acorralados terminaron por confesar sus fechorías.