Autosecuestro, el caso de la doctora de Zamora

Un dictamen psicológico determinó que la profesionista tiene trastornos mentales.
La profesionista fue encontrada atada el 6 de agosto.
La profesionista fue encontrada atada el 6 de agosto. (Especial)

Morelia

José Martín Godoy, procurador de Michoacán, afirmó que el caso de la doctora del IMSS de Zamora que fue hallada con signos de tortura, se trató de un autosecuestro para llamar la atención de su ex pareja.

Además, dijo, un dictamen psicológico determinó que la profesionista tiene trastornos mentales.

En conferencia de prensa, el funcionario indicó que como resultado de las investigaciones respecto a los hechos denunciados el pasado miércoles 6 de agosto por la propia doctora —quien dijo haber sido secuestrada en venganza por una negligencia médica— se logró establecer que se trató de una acción planeada y ejecutada por la propia víctima.

La mujer declaró ante el Ministerio Público que durante su secuestro le habrían sustraído un producto de 14 semanas de gestación por el área de pubis donde se observó una herida; sin embargo, la procuraduría comprobó que la doctora no estaba embarazada.

De igual forma, la fiscalía indicó que se le realizó un dictamen psicológico por lo cual se determinó que tenía trastornos mentales.

Finalmente, cuestionada por las autoridades y al aceptar que se había tratado de un autosecuestro, la mujer explicó que el día 31 de julio sostuvo una discusión con su pareja, por lo que se salió de su trabajo y se dirigió a su casa por dinero.

Ahí se cambió el calzado blanco por tenis y se cubrió el cabello con una gorra para que no la reconocieran, para luego dirigirse a la terminal de autobuses de Zamora, donde se registró con un nombre diferente y abordó un autobús para trasladarse a la Ciudad de México y desde ahí comenzar a fingir el plagio.

Su ex pareja no le respondía los mensajes, donde incluso le advertía que la estaban torturando, la mujer salió a comprar un chip con lada de la ciudad de México y nuevamente se comunicó con él, quien le dijo que no podía ir por ella a rescatarla.

Según las investigaciones de la procuraduría, durante la madrugada del día 6 de agosto y se dirigió a una casa abandonada, lugar donde pintó el mensaje a los ginecólogos, a decir de ella, "con la finalidad de espantarlos".

Se hizo una herida cortante en el glúteo y con la sangre manchó su pantalón; se amarró los pies, los ojos y la mano izquierda con cinta canela, para luego ella misma sujetarse con una cadena a una estructura metálica, para finalmente pedir auxilio.

El procurador declinó dar detalles sobre la situación legal de la profesionista.