Notifican autos de libertad a Nestora Salgado

La líder de la Policía Comunitaria de Olinalá no quedará en libertad inmediata, ya que espera le notifiquen otras tres órdenes de aprehensión en su contra.
Nestora Salgado García.
Nestora Salgado García. (Archivo)

Ciudad de México

La líder de la Policía Comunitaria de Olinalá, Nestora Salgado García, fue notificada del auto de libertad inmediata que le dictaron jueces de Tlapa, Guerrero, en los casos por los que lleva presa más de dos años.

Nestora Salgado fue detenida el pasado 21 de agosto del 2013 acusada de al menos 50 secuestros, por lo que actualmente se encuentra recluida en el Centro femenil de Reinserción Social de Tepepan en la Ciudad de México.

Pese a esa decisión, la líder comunitaria no obtendrá su libertad, porque se espera que le notifiquen otras tres órdenes de aprehensión en su contra.

Luego de que le sean notificadas estas órdenes, en un término de 72 horas un juez determinará la situación jurídica de Salgado.

El juzgado 57 de lo penal, con sede en Santa Martha Acatitla, le notificó los autos de libertad esta tarde a Nestora, según informó su abogado César Sandino Rivero.

A finales de febrero, los jueces que tienen a su cargo las causas penales contra Nestora Salgado García decretaron reponer los procedimientos legales que se le siguen, para que pudiera ser liberada.

De acuerdo con la defensa legal de Salgado García, la decisión de reponer los procesos se debió al hecho probado de que la comandanta de la policía comunitaria de Olinalá es ciudadana estadunidense y en su momento la autoridad judicial no le dio a conocer su derecho a la asistencia consular.

Salgado García era comandanta de la policía comunitaria de Olinalá, Guerrero, cuando fue detenida el 21 de agosto de 2013 acusada de secuestro. Estuvo recluida en el penal de máxima seguridad de Tepic, Nayarit, y actualmente se encuentra en el Centro Femenil de Readaptación Social de Tepepan, en la Ciudad de México.

A principios de febrero de este año el Grupo de Trabajo sobre Detención Arbitraria de la ONU pidió al gobierno de México liberarla y proporcionarle una compensación apropiada debido a la violación de sus derechos y determinó que su detención fue ilegal y arbitraria.