Lo acusan de conducir un auto supuestamente robado

El pasado miércoles, Vicente Chávez repartía tortillas cuando fue detenido por elementos de la Policía Estatal, quienes aseguraron que el vehículo tenía reporte de robo, lo cual resultó ser falso.
A Vicente Iván se le liberó la madrugada de este viernes, tras acudir su jefe a interceder por él.
A Vicente Iván se le liberó la madrugada de este viernes, tras acudir su jefe a interceder por él. (Milenio Digital)

Gómez Palacio, Durango

El pasado miércoles, Vicente Iván Chávez Adame de 22 años se encontraba repartiendo tortillas en Gómez Palacio. Cerca de las 10:00 de la mañana fue detenido por elementos de la Policía Estatal.

Se le acusó de usar un vehículo que presuntamente tenía reporte de robo, un automóvil Chevrolet Matiz que es propiedad de su patrón, dueño de la tortillería.

A Vicente Iván se le liberó la madrugada de este viernes, tras acudir su jefe a interceder por él, ya que señaló el vehículo en cuestión cuenta con toda la documentación legal.

"Fue comprado en agencia, es modelo 2011. No querían dejar salir a mi trabajador e incluso tuvimos pérdidas porque le quedó pendiente un lugar para repartir la mercancía", misma que venden en industrias gomezpalatinas.

Eulalio y Vicente presentaron copias del vehículo, ya que según manifestaron en la Vicefiscalía de Lerdo les pidieron los originales para cotejar con la agencia.

Cabe destacar que Eulalio se movió como pudo y al final logró hacer contacto con autoridades también de Torreón, quienes revisaron en el sistema Plataforma México y le dijeron que la unidad no tenía reporte de robo.

En el informe policiaco de la detención de Vicente Iván, los agentes señalaron que presuntamente el coche tenía reporte de robo en Torreón, con fecha del 18 de marzo del 2013.

"El licenciado que me atendió en Torreón hasta me dio su teléfono y me dijo que se los pasara a las autoridades de allá para que le hablaran y vieran que no existe ese reporte", pero de Lerdo no se hizo la llamada.

Manifestaron necesaria la aclaración, ya que la reputación del empleado, a quien su patrón calificó de muy bueno, está en entredicho.

Además el coche es un vehículo de trabajo y tiene documentación en regla, aunque el trabajador les enseñó la tarjeta de circulación y les contó la situación, de todos modos lo detuvieron.