• Regístrate
Estás leyendo: Aumenta el número de inimputables en cárceles
Comparte esta noticia
Lunes , 25.06.2018 / 12:33 Hoy

Aumenta el número de inimputables en cárceles

En el Centro Varonil de Readaptación Psicosocial se encuentran 368 hombres con problemas mentales, y en un área del Centro Femenil de Readaptación Femenil Tepepan, hay 69 mujeres.

Publicidad
Publicidad

Ilich Valdez

En la Ciudad de México aumentan los casos en los que personas con trastornos mentales son detenidas y encarceladas, principalmente varones de entre los 18 y 30 años, que cometieron un robo.

Los llamados inimputables, aquellos que no son responsables de un delito al no estar en condiciones de comprender su actuar y consecuencias, son ingresados como cualquier otro a un penal del Sistema Penitenciario del Distrito Federal.

En el Centro Varonil de Readaptación Psicosocial se encuentran 368 hombres con problemas mentales, y en un área del Centro Femenil de Readaptación Femenil Tepepan, hay 69 mujeres.

Las cifras indican un aumento considerable en el número de personas trastornadas que delinquen: 47, en 2011; 159, en 2012, y 171, en 2013.

La mayor parte están acusados de robo, con 111 casos; seguidos de asalto a transeúnte, con 76; portación de objetos para agredir, 29; robo de vehículo o autopartes, 27, y robo en casa habitación 24.

En menor cantidad están los encarcelados por cometer violencia familiar, 23; daño en propiedad privada, 15; abuso sexual, 13; lesiones, 13, y narcomenudeo, con siete, según datos de la Dirección de Estadística de la Presidencia.

En prisión hay 135 jóvenes con padecimientos mentales, seguidos de 89 de entre 31 y 40 años, y 69 de 41 a 50. Hay también 26 de entre 51 a 60, y cinco de más de 60. Por su propia situación, 53 ni siquiera saben su edad.

LOS FAMOSOS

El Estrangulador de Tacuba, conocido como El Monstruo de Lecumberri, Gregorio Cárdenas, es uno de los casos más afamados de delincuentes con padecimientos mentales.

Fue detenido y encarcelado en 1942, acusado de asesinar a cuatro mujeres, entre ellas su novia y tres sexoservidoras, a quienes enterró en el jardín de su casa.

En 1976 fue liberado tras estar interno en Lecumberri y en el extinto manicomio La Castañeda.

A su salida fue reconocido por diputados federales, de pie y con aplausos, al considerar su caso como una verdadera readaptación; no obstante de que salió gracias a un amparo. En prisión cursó la carrera de derecho y ayudó a otros internos al asesorarlos para alcanzar su libertad.

Luis Felipe Hernández, El asesino del Metro Balderas, es otro de los inimputables más famosos de la Ciudad de México, quien fue declarado como tal por el juez 56 penal.

El hombre que el 18 de septiembre de 2009 mató a un policía e hirió a otra persona tras ingresar a esa estación a hacer pintas contra el gobierno capitalino presentaba el padecimiento de ideas delirantes, lo cual pudo ser provocado por una caída que sufrió una década antes y que lo llevó a estar tres días en estado de coma, con traumatismo craneoencefálico.

Édgar Elías Azar, presidente del Tribunal Superior de Justicia del
Distrito Federal, considera que los números son muy pocos relacionados con el total de casos de personas que cometen delitos, y que al día de ayer sumaban 40 mil 672, “son muy esporádicos”.

Explica que son los jueces quienes analizan si una persona es inimputable, es decir, que sea “alguien a quien no se le puede imponer una responsabilidad penal”.

El impartidor de justicia realiza el juicio y de comprobarse que una persona tiene problemas mentales, entonces es calificada como inimputable y en vez de una sentencia se ordena una medida de seguridad, la cual es un tratamiento atemporal, dependiente del avance en la mejoría del interno.

Dice Elías Azar que no es necesario hacer alguna reforma respecto a los procesos a estas personas y solo ve esa posibilidad en aquellos “que pudieran rehabilitarse por narcomenudeo”.

La Subsecretaría del Sistema Penitenciario del Distrito Federal indica que el tratamiento se da por parte de la Secretaría de Salud local, la que además surte de los medicamentos requeridos.

Agregó que una vez que esa persona es sanada, puede ser liberada.

VULNERABLES

Elena Azaola, investigadora de la situación de las cárceles de México, considera que este sector es el más vulnerable y maltratado.

“Es de las poblaciones más vulnerables, desatendidas y con condiciones más duras y tristes, porque mientras otra persona puede tener la sentencia, aunque sea alta, sabe de cuántos años es su castigo; los inimputables, desafortunadamente, son dependientes de alguien más para ser liberados”, dice.

“Esa es una condición que les ponen, que para que puedan salir después de cierto tiempo, debe haber un familiar que se los lleve y atienda, y pocas veces hay quien quiera hacerlo”, señaló.

La investigadora coincide con las cifras del Sistema Penitenciario que indican que la mitad de esta población interna no recibe visita.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.