FBI ofrece 20 mil dólares por agresor de funcionario de EU

La embajada de Estados Unidos en la Ciudad de México dijo que por motivos de privacidad no dará más información sobre la víctima, incluyendo su estado de salud.

Ciudad de México

La Procuraduría General de la República (PGR) informó que busca al hombre que disparó contra un funcionario del consulado estadunidense en Guadalajara.

Indicó que la víctima resultó herida en el atentado del viernes en la capital de Jalisco. El atentado parece ser un intento directo de asesinar al empleado consular.

En un video se ve a un hombre armado siguiendo al funcionario en un estacionamiento. El funcionario, cuyo nombre no se dio a conocer, vestía pantalones cortos.

El agresor aparentemente no intenta acercarse a su víctima mientras caminan, sino que espera a que salga del estacionamiento a bordo de su auto y dispara contra el parabrisas.

El consulado informó en su página de Facebook que el FBI ofrece una recompensa de 20 mil dólares a quien brinde información sobre el agresor.


TE RECOMENDAMOS: Balean a oficial del consulado de EU en Guadalajara

La embajada de Estados Unidos en Ciudad de México señaló que por motivos de privacidad no dará más información sobre la víctima, incluyendo su estado de salud.

"La seguridad de nuestros empleados en el extranjero está entre nuestras más altas prioridades", dijo una vocera de la embajada. "Estamos trabajando estrechamente con el cumplimiento de la ley mexicana en este asunto".

La PGR declaró que la víctima se encuentra en condición "estable" y bajo protección, aparentemente en un hospital local. La oficina agregó que el caso estaba siendo manejado por detectives federales.

En 2014, el líder de una banda criminal de México fue sentenciado a cadena perpetua por su papel en los asesinatos en la fronteriza Ciudad Juárez en 2010, donde murió una empleada consular de EU, su marido y el esposo de otra empleada.

Fiscales dijeron que Arturo Gallegos Castrellón estaba a cargo de un grupo de asesinos del Barrio Azteca, y él había ordenado los tres homicidios.

Los asesinatos de la empleada consular Leslie Ann Enriquez Catton, su marido, Arthur Redfels, y Alberto Salcido Ceniceros, el esposo de otra empleada del Consulado, fueron un error, según testificaron miembros de ese grupo delictivo durante el juicio.

Redfels manejaba una camioneta blanca deportiva muy similar a un vehículo que Gallegos Catrellón marcó como objetivo para su equipo de sicarios, pues pensó que pertenecía a miembros del cártel de Sinaloa.


En 2012, policías uniformados realizaron 152 disparos contra un vehículo de la embajada estadounidense que transportaba a dos funcionarios de la CIA y a un capitán de la Marina mexicana. Los policías, que hirieron a los estadounidenses y enfrentaron cargos por asesinato, inicialmente dijeron que las personas a las que atacaron estaban uniformadas y viajaban en autos oficiales, y que habían respondido a los disparos realizados desde la camioneta deportiva.

Sin embargo, los detalles de la investigación de la PGR apuntaron que los agredidos vestían de civil, viajaban en vehículos sin distintivos —entre ellos dos de sus vehículos particulares— y bajo las órdenes en todo momento de sus oficiales a cargo.

Un miembro de alto rango de un cártel mexicano del narcotráfico se declaró culpable en 2013 del homicidio e intento de homicidio de un agente o empleado de EU el 15 de febrero de 2011, crimen ocurrido en tiroteos contra agentes.

Los agresores admitieron ser miembros de un escuadrón de un cartel y su participación directa en el ataque, donde murió el agente Jaime Zapata y resultó herido su colega Víctor Ávila, ambos asignados a Texas.


De acuerdo con documentos de la corte, un comandante de algún cartel trató de apoderarse del vehículo blindado de los agentes cuando circulaba por una carretera de San Luis Potosí. Después que el escuadrón forzara al vehículo a salir del camino, lo rodearon y el comandante ordenó a los agentes salir.

Los agentes se rehusaron y trataron de identificarse en español como diplomáticos de la embajada estadounidense, pero los agresores abrieron fuego contra el vehículo, matando a ambos.


Dash